Última hora

Última hora

Twitter: tengan cuidado con el pájaro, Castro no ha muerto

Leyendo ahora:

Twitter: tengan cuidado con el pájaro, Castro no ha muerto

Tamaño de texto Aa Aa

La red social del pájaro azul es una gran herramienta para obtener informaciones en tiempo real, pero también una máquina de difundir rumores sin confirmar.
 
La pasada noche comenzó a difundirse una noticia histórica: la muerte de Fidel Castro. Es más, a los pocos minutos comenzaba a circular una imagen de Fidel Castro en un ataud.
 
Con el paso de las horas parece confirmarse que todo era rigurosamente falso.

Es más, según los últimos indicios podría tratarse de un medio para difundir un virus informático. Un ‘troyano’ que se instalaría en nuestro ordenador al abrir la imagen enviada por email.

imagen de Castro que ha estado circulando en las redes sociales
 
No es la primera vez. Las redes sociales ya anunciaron la muerte de Castro el pasado agosto. La información, enviada preferentemente por email se acompañaba de un presunto video que también instalaba un virus informático.
 
La circulación viral de las noticias en las redes sociales favorece la expansión de rumores a una velocidad de vértigo. Y la muerte de personalidades políticas y famosos en general es una de las especialidades de Twitter.
 
Luego, los presuntos fallecidos tienen que acudir a desmentirlo, a menudo en esta u otra red social, como ocurrió hace unos días con el rockero Jon Bon Jovi , hace un año con el actor Johnny Depp o en 2010 cuando la red anunció la muerte del ídolo adolescente Justin Bieber.
 
El pasado noviembre el político Javier Solana rizaba el rizo anunciando la muerte del exprimer ministro israelí Ariel Sharon.
 
Considerado una fuente fiable y con contactos en Oriente Próximo la noticia corrió como la pólvora… Aunque finalmente se vió obligado a desmentirlo, acosado por hordas de periodistas que intentaban confirmar sus fuentes, asegurando que en el futuro se cuidaría de dar noticias exclusivas en su cuenta de Twitter.
 
En el fondo las redes sociales sólo han cambiado la velocidad a la que circulan estas falsas noticias.
 
Mark Twain escribió aquello de _“Los rumores sobre mi muerte son muy exagerados”_… en el año 1897.