Última hora

Última hora

Material de construcción en las prótesis PIP

Leyendo ahora:

Material de construcción en las prótesis PIP

Tamaño de texto Aa Aa

Se utiliza como aditivo para carburantes, para construir barcos o en la industria del caucho, pero no para ser introducida en el cuerpo humano.

Evidentemente, la silicona que contenían los ya trístemente célebres implantes PIP no pasó las pruebas clínicas, pero entre 400.000 y 500.000 mujeres a lo largo y ancho del plantea, completamente ajenas a lo que estaban haciendo, se pusieron este tipo de prótesis mamarias, y su combate está lejos de haber terminado.

“Para mí – dice esta mujer danesa – es terrible saber que llevo una sustancia tóxica dentro”

“Yo – añade esta británica – sufro dolores, quemazón y es realmente incómodo”

“Ahí empezó ya mi calvario – cuenta esta paciente española – Idas y venidas a hospitales públicos y centros de salud que todos te remitían a tu cirujano por ser privado”

Pero ante el mismo problema, la reacción de las autoridades sanitarias de los diferentes países es completamente distinta.

La mayoría están en Gran Bretaña, Francia o Brasil. En otros muchos países, como Alemania, no se sabe aún con exctitud cuántos casos hay.

Tanto en España como en la República Checa, las autoridades sanitarias se han limitado a recomendar una visita al médico o al cirujano que las operó para decidir caso por caso.

Tampoco Gran Bretaña preconiza la retirada generalizada de los implantes. Alemania en cambio sí, como Francia y Venezuela, que por su parte, son los únicos países que se han comprometido a asumir el coste de la retirada de los implantes.

Reemplazar la prótesis, en cambio, correrá a cargo de los pacientes excepto en los casos de cáncer.

Italia y Bélgica pagarán las extraciones si se consideran necesarias, al igual que España.

Estas diferencias obedecen evidentemente a razones financieras.

La seguridad social francesa ya ha hecho sus cuentas: retirar todos los implantes costará unos 60 millones de euros.

Pero no es el único factor que se ha tenido en cuenta. Muchos países destacan que no se ha establecido una relación causa efecto entre los implantes y los casos de cáncer.

Pero el principal peligro siguen siendo las roturas, y eso sí se ha demostrado, el índice de fisuras y roturas de las prótesis PIP es mucho mayor que el de otras prótesis mamarias.