Última hora

Última hora

Concordia: tripulación poco preparada

Leyendo ahora:

Concordia: tripulación poco preparada

Tamaño de texto Aa Aa

La caótica evacuación de los pasajeros del Concordia pone sobre el tapete la cuestión de la seguridad, y sobre todo, la de la preparación de la tripulación de los cruceros.

“Haz fotos, es muy importante para determinar quién tiene la culpa” dice una de las náufragas que acabó en un bote de salvamento.

Pero en plena noche y con el inmenso navío escorándose, la maniobra de botar las lanchas de salvamento es extremadamente complicada, como explica esta pasajera:

“Algunos botes se movían muchísimo una vez en el mar, de hecho, entraba mucha agua. El nuestro golpeaba continuamente el casco del barco, porque como estaba inclinándose era imposible bajar los botes de forma vertical”

Muchos pasajeros del Concordia, como este estadounidense, hablan de la falta de preparación de la tripulación.

Brian Aho. Pasajero del Concordia::

“La tripulación no estaba bien preparada. Intentaban ayudarnos, pero ni siquiera sabían cómo se utilizaban los botes salvavidas”

Dos tercios de la tripulación del Concordia era personal de hostelería, animadores y personal de servicio, mucho más numerosos que los marinos. Pero el director general de Costa Cruceros sostiene que el barco cumplía todas las normas de seguridad:

“Nuestros barcos son tan seguros hoy como lo eran el viernes. Lo que ha sucedido no tiene nada que ver con la seguridad marítima, ni con nuestra política ni nuestros procedimietnos. Tampoco tiene nada que ver con el entrenamiento de nuestras tripulaciones”

La legislación marítima internacional establece que debe haber un número suficiente de tripulantes para garantizar la seguridad, pero en los cruceros lo normal es que haya sólo entre 40 y 50 marinos profesionales.

Pero el problema, según este miembro del sindicato de marinos, es lo obsoleto de la tecnología.

Allan Graveson. Secretario nacional del sindicato Natilius International:

“Usamos botes salvavidas, que es una tecnología que data de hace cien años. Es cierto que ha habido mejoras en los sistemas de botado de esas lanchas y ahora están cubiertas, pero tenemos que ir más allá.

En este accidente hemos visto botes salvavidas colgando a los lados del barco, porque no pudieron botarlos todos. Lo que debemos hacer es estudiar nuevos sistemas, por ejemplo cápsulas salvavidas en las que puedan entrar los pasajeros”

Costa asegura que organiza un ejercicio de evacuación cada dos semanas para su personal a bordo, y que todo estaba en regla. Pero el naufragio del Concordia ha puesto en entredicho la seguridad de una industria que vendió un sueño a 19 millones de pasajeros en 2010.