Última hora

Última hora

Conviviendo y aprendiendo con el autismo

Leyendo ahora:

Conviviendo y aprendiendo con el autismo

Tamaño de texto Aa Aa

Vivir con niños con autismo puede ser díficil y ayudarles puede ser abrumador. La educación juega un papel clave. Exploramos dos proyectos en China y Canadá, y además entrevistamos al neurólogo Theo Peeters.

Estrellas y Lluvia, China

En China, millones de niños tienen algún tipo de desorden relacionado con el autismo. Desgraciadamente, esta condición no está completamente reconocida allí, por lo que muchos de ellos no reciben ningún tipo de ayuda. Una ONG trabaja para que aumente el conocimiento del autismo entre los padres de los niños que lo padecen.

Padres y pequeños aprenden juntos gracias a la ayuda de “Estrellas y Lluvia”, la primera ONG en China para niños con autismo, reconocido como discapacidad desde hace cinco años. En China conocen el autismo como “la enfermedad de la soledad”. En este centro enseñan a los niños con este problema a aprender, a desarrollarse y a llevar una vida normal. Su misión también es ayudar a padres y madres.

usa.chinadaily.com.cn

guduzh.org

El autismo segundo Theo Peeters

Entender el autismo puede ser díficil. ¿Es una enfermedad? ¿Una condición? ¿O simplemente los niños son diferentes? Theo Peeters es un neurólogo belga, un experto en autismo que apoya la idea de aceptar que los niños que sufren autismo son diferentes, pero son chavales normales, no necesitan curarse.

Peeters ha enfocado parte de su trayectoria al estudio del autismo por dos motivos: porque quiere ayudar y porque está fascinado por las mentes de quienes los sufren. Hablamos con él en Dijon, Francia, a dónde acudió a uno de los múltiples eventos que organiza en todo el mundo para dar a conocer su visión del autismo.

theopeeters.be

Beverley School, Canadá

La tecnología puede proveer herramientas adecuadas para los niños que sufren autismo. En Canadá, por ejemplo, un proyecto utiliza tabletas electrónicas para ayudar a los críos, con lo que los padres pueden entender las reacciones de sus hijos mejor y ayudar, de esta forma, a los niños a que interactúen con otros pequeños.

En Beverly School, en el centro de Toronto, atienden a estudiantes con diferentes clases y niveles de discapacidades. El autismo es una de ellas. Apoyar a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes con autismo no es una tarea fácil.

Aunque tienen mucho que decir, los niños con autismo tienen dificultades para expresar sus necesidades o aquello que quieren. La introducción de las tabletas electrónicas en las clases ha permitido a padres y profesores entender mejor a los niños y a su potencial. La tableta en si misma es una recompensa.

theautismnews.com