Última hora

Última hora

Bielorusia: Lukashenko aprieta más el puño

Leyendo ahora:

Bielorusia: Lukashenko aprieta más el puño

Tamaño de texto Aa Aa

“Stop Lukashenko”, es lo que pide este grupo de bielorrusos en Estrasburgo. Han venido al Consejo de Europa para denunciar los abusos contra los derechos humanos del régimen y sacudir las conciencias de los líderes europeos, cuyas sanciones no parecen funcionar.

Tras dos condenas de cárcel por haber manifestado contra el régimen, Pavel Khivuk, de 29 años, se exilió en Francia en 2006.

Pavel Khivuk:

“Desde hace 17 años las cosas no cambian. La gente está contra el régimen, pero están en contra en sus casas, porque de puertas para fuera están obligados a decir que todo va bien, porque si dicen lo contrario, se quedan sin trabajo. Eso quiere decir que nadie dice nada, sólo se habla en casa, en la cocina, para decir que las cosas no funcionan”

La Asamblea plenaria del Parlamento aprobó ayer la resolución del ponente estonio Andres Herkel que pide al régimen de Lukashenko la liberación de los presos políticos y la instauración inmediata de una moratoria sobre las ejecuciones con vistas a la abolición de la pena de muerte.

Andres Herkel:

“Hay menos libertades. Menos libertades comparando con la situación anterior a las elecciones presidenciales de diciembre de 2010. Hay muchos prisioneros políticos, se persigue a los defensores de los derechos humanos, la pena de muerte se aplica aunque las pruebas estén lejos de ser concluyentes. Mi principal conclusión es que la situación se está deteriorando”

La resolución menciona la condena a muerte en 2011 de Dmitry Konovalov y Vladislav Kovalyov, condenados por el atentado del metro de Minsk que costó la vida a 15 personas en abril de 2011.

Los acusados denunciaron haber sido objeto de torturas y sus abogados la falta de pruebas en vano.

En Bielorrusia las penas de muerte se ejecutan mediante un tiro en la nuca; la hora y el lugar son secreto de Estado. Las familias de los ajusticiados no llegan a saber nunca dónde están enterrados.

La madre de Kovalyov lucha para demostrar la inocencia de su hijo. Esta semana estuvo en Estrasburgo.

Lyubov Kovalyova:

“El hecho de que en mi país no haya justicia me ha impulsado a venir aquí a buscar ayuda.

En Bielorrusia no se puede abolir la pena de muerte de una vez, por que se necesita un referéndum, por eso me gustaría por lo menos que se aprobase una moratoria si es posible”

La Asamblea ha pedido a las autoridades bielorrusas que no apliquen las sentencias de muerte contra Dmitry Konovalov y Vladislav Kovalyov.