Última hora

Última hora

Tasa Tobin ¿un cuento de hadas?

Leyendo ahora:

Tasa Tobin ¿un cuento de hadas?

Tamaño de texto Aa Aa

En este anuncio, un director de banco encarnado por el actor británico Ben Kingsley, va hacia su coche rodeado por un grupo de ladrones que parecen dispuestos a robarle. El banquero les da todo lo que lleva encima.

Pero en realidad, sólo quieren una porción de moneda. Nada más.

Es la idea subyacente de la campaña “impuesto Robin Hood” favorable a tasar las transacciones financieras, la famosa tasa Tobin llamada así por el economista que propuso la idea en la década de los 70.

Los defensores del proyecto aseguran que es la forma más eficaz de recaudar miles de millones de euros para ayudar a los más necesitados.

Pero no todos creen en la eficacia de este impuesto, incluyendo a algunos miembros de la UE como el Reino Unido.

El primer ministro, David Cameron asegura que bloqueará el proyecto hasta que haya un acuerdo global sobre su aplicación.

Para Patrick Nolan, economista en el think tank londinense “Reform”, este impuesto es como un cuento de hadas.

Patrick Nolan:

“El impuesto Tobin no va a funcionar porque trata de tasar una actividad que se mueve por diferentes países con mucha facilidad. Y esta es una de las lecciones que han aprendido los países que lo han probado, como Suecia en la década de 1980. Se introdujo un impuesto sobre las obligaciones del 0,03% y cerca de una semana después, el 85% de la actividad comercial se trasladó a otros países. La base impositiva que intentan tasar es de una extremada movilidad internacional, extremadamente móvil por lo que va a ser un impuesto muy difícil de aplicar”

Pero socios clave de la UE, como Francia, Alemania,

Italia y España consideran que es un impuesto fundamental para ayudar a los gobiernos en la lucha contra el déficit, el desempleo y los recortes en los servicios.

Los detractores de la tasa Tobin destacan en cambio que los pequeños negocios y los europeos medios serán los más perjudicados por este impuesto.

Para Simon Chouffot son sólo tácticas de los lobistas financieros para propagar el miedo:

“Es un argumento muy creativo inventado por nuestros adversarios, pero completamente falso. Todo esto no tiene nada que ver con la venta al por menor, en la que meto una tarjeta en el cajero y saco dinero para irme al extranjero. Es completamente diferente: este impuesto tiene en su punto de mira a los especuladores, al sistema de banco de inversiones, el mismo modelo que causó la crisis financiera, el mismo modelo que sigue pagando primas, el mismo modelo al que deberíamos imponer tasas si queremos evitar las futuras crisis y sobre todo, si queremos ayudar a los más necesitados, los más vapuleados por la crisis financiera”

Patrick Nolan:

“Yo creo que este asunto vuelve a la actualidad a causa de la crisis financiera mundial y a la preocupación existente por castigar de alguna forma a los servicios financieros, especialmente a los bancos.

Pero esa es una forma completamente equivocada de analizar el problema. Tenemos que entender que todos somos usuarios de los servicios financieros, y si tuviésemos servicios financieros mejores y más fuertes, nos iría mejor. La respuesta es tener una reglamentación mejor, y no más impuestos”

Regular las transacciones en vez de tasarlas; otro cuento de hadas para contar en la próxima cumbre europea, cuyos miembros están lejos de tener una posición común para sacar a Europa de la crisis.