Última hora

Última hora

Consejo de la UE, pendiente siempre de Grecia

Leyendo ahora:

Consejo de la UE, pendiente siempre de Grecia

Tamaño de texto Aa Aa

El Consejo informal de la Unión Europea celebrado este lunes 30 llegó a su fin sin un acuerdo tangible en la forma de abordar la creciente deuda griega que está empujando hacia abajo el bloque en su conjunto.

La tan mencionada contribución de la banca privada para aliviar la deuda griega no termina de concretarse. Se esperaba que el primer ministro griego llegara con un acuerdo bajo el brazo, pero no ha sido así.

Los prestamistas griegos no son sólo europeos y ni los bancos internacionales. También los bancos griegos han prestado fondos a un gobierno incapaz de cumplir sus pagos.

Además, el sector privado en el país está profundamente en contra de la “reforma” de diez páginas impuesta por Europa, los llamados “diez mandamientos” que a su entender reducirían la capacidad de los mercados internos para generar rentabilidad.

Europa está cada vez más preocupada en los efectos que la crisis griega pueda tener sobre economías en apuros como las de Portugal, España e Italia. Bruselas presiona como nunca antes a Atenas para que cumpla con las reformas acordadas o no accederá a un segundo rescate.

Entre tanto, el Banco Central Europeo podría jugar un papel fundamental si acepta condonar parte de la deuda griega, como ya se está pidiendo desde las instituciones.

Entrevista a Jean Quatremer, Bruselas

Fred Bouchard, euronews: “Estamos ahora con Jean Quatremer, corresponsal en Bruselas del diario francés Liberation”.

“Jean Quatremer, la cumbre europea de este lunes ha sido de nuevo escenario de la tragedia griega. La Unión europea urge por que haya acuerdo sobre la quita griega. Al mismo tiempo, algunas voces como la de Alemania piden que se ponga bajo tutela la economía del país. ¿Qué es lo que bloquea las negociaciones entre los acreedores privados y el gobierno griego?”

Jean Quatremer: “Empezando a darnos cuenta de que el país no está preparado para llevar a cabo las profundas reformas estructurales a nivel económico y de organización estatal que se le piden. Los demás países sí que han hecho los deberes: Portugal, Irlanda, España, Italia, incluso Francia poco a poco acepta las reformas. Pero en Grecia hay una clase política que rechaza cualquier cambio. Empezamos a concienciarnos, lentamente, porque empezamos el pasado mes de mayo, de que los griegos pasan de nosotros. Es decir que Grecia nos ha costado ya 100.000 millones de euros. Y vamos a tener que darles otros 130.000 millones de euros. O sea que al final Grecia nos va a costar 240.000 millones de euros y a pesar de esos dos rescates, Grecia seguirá sin estar a salvo”.