Última hora

Última hora

"Es una catástrofe", dicen los griegos

Leyendo ahora:

"Es una catástrofe", dicen los griegos

Tamaño de texto Aa Aa

La bolsa de Atenas ha abierto en positivo tras la cumbre europea del lunes, a pesar de que Grecia aún sigue negociando la concesión de un nuevo préstamo, vital para el país, de 130.000 millones de euros.

Este baile de grandes cifras y las nuevas exigencias de la troika aterran a la población helena, asfixiada ya por los recortes. Los sueldos han caído más de un 14 por ciento en dos años. El paro ronda el 19 por ciento. Cuando se ve una cola en Atenas puede ser, por ejemplo, de gente que espera para que no le corten la luz. “Es un desastre, una catástrofe. ¿No lo ve? Estamos aquí esperando para pagar la factura de la electricidad”, dice una mujer. Más allá, un hombre en paro se lamenta al borde de las lágrimas: “Ya no tengo ninguna esperanza. Soy joven. Lucho para tener un trabajo, una vida y ser útil a la sociedad, pero no sé que va a pasar mañana”.

La pobreza amenaza al 20 por ciento de la población griega. Las calles se han llenado de indigentes y la mayoría son desempleados golpeados por la crisis. Con temperaturas bajo cero, se ha puesto en marcha un plan de urgencia.

Entretanto, en algunos colegios se van a repartir vales de comida entre los niños para hacer frente a los crecientes casos de desnutrición detectados.