Última hora

Última hora

El plan de la Liga Árabe para un enfermo poco cooperativo

Leyendo ahora:

El plan de la Liga Árabe para un enfermo poco cooperativo

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado 22 de enero, los miembros de la Liga Árabe presentaban un nuevo plan para Siria. El precedente, redactado el pasado noviembre y aprobado por Siria contemplaba el fin de la violencia, la liberación de los detenidos, la retirada del ejército y la libre circulación de los observadores y de la prensa. Pero Damasco no respetó ninguna de las cláusulas.

Hace poco más de dos semanas, la Liga franqueó otra etapa con un nuevo plan que contemplaba la transferencia de poderes del presidente Assad a su adjunto, seguida de la formación de un Gobierno de unidad nacional encargado de preparar elecciones legislativas y presidenciales pluralistas y libres bajo la supervisión árabe e internacional.

En cuestión de unas horas, Damasco rechazó la propuesta y la tachó de ingerencia flagrante en sus asuntos internos. La Liga Árabe recurrió entonces a la ONU esperando que su plan fuera encauzado por una resolución. Pero su proyecto fracasa tras los vetos chino y ruso.

Un revés de peso para la Liga Árabe que había decidido en un primer momento prolongar la misión de sus observadores en virtud al primer plan de diciembre y que ahora ha decidido poner fin a su misión dado el deterioro de la situación.

Pese a todo, la Liga Árabe mantiene el rumbo. Su objetivo declarado es evitar un escenario a la libia y conseguir una transición pacífica. Pero el tiempo apremia. Nabil Elaraby. Secretario General de la Liga Árabe:

“Hay dos alternativas, digámoslo así. Una de ellas es un escenario quirúrgico, a la libia, pero aquí eso está descartado, nadie quiere una cosa así, como Liga Árabe no queremos algo así. La otra es examinar a una persona que está francamente mal y darle un medicamento. Y eso es lo que estamos intentando hacer. Estamos intentando calmar las cosas, tener la situación bajo control”

Pero en este caso, hay pocas posibilidades de que el enfermo coopere, como dice Nabil Elaraby, desde julio la Liga Árabe intenta convencer a Assad de que pare el baño de sangre y lance reformas democráticas.