Última hora

Última hora

La desgracia de caer herido en Homs

Leyendo ahora:

La desgracia de caer herido en Homs

Tamaño de texto Aa Aa

Resultar herido en Homs es casi una sentencia de muerte. Los francotiradores que el régimen ha desplegado por los tejados de la ciudad están al acecho y disparan contra todo lo que huela a insurgencia, ya sean ambulancias o grupos de ciudadanos que transportan a alguien en volandas.

Según la ONG Médicos Sin Fronteras, los heridos se niegan a acudir a los hospitales, donde corren el riesgo de ser capturados y torturados por los servicios de seguridad. Los médicos que les atienden pueden correr la misma suerte.

Por eso se han levantado precarios centros de asistencia en bajos de viviendas y garajes en los que se hace lo que se puede para atenderles. En estos improvisados hospitales de campaña falta de todo: profesionales, medicinas e instrumental quirúrgico. Sólo los que consiguen ser trasladados a los países vecinos tienen ciertas garantías de recibir el tratamiento adecuado.