Última hora

Última hora

Empeoran todas las perspectivas económicas en Francia

Leyendo ahora:

Empeoran todas las perspectivas económicas en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Francia ha evitado la recesión hasta ahora. Comparativamente está mejor que sus vecinos europeos incluída Alemania. Tiene crecimiento aunque la economía esté frágil y sin aliento para este año. Y además la quinta potencia económica mundial está bajo vigilancia negativa de las agencias de calificación. Pesa la amenaza de degradación.

Un 0,2% de incremento del PIB en el cuarto trimestre es poco pero al menos no es negativo. En 2011 el crecimiento francés ha llegado al 1,76 %; pero el consumo doméstico cae en barrena. El déficit comercial llega a un record de 70 mil millones de euros y el paro está en alza: llega al 9,3 %. Cerca de 32.000 empleos perdidos en el cuarto trimestre. Todo esto no solo en el sector servicios sino también en el industrial.

Con perspectivas de crecimiento muy débiles o nulas para este año los analistas son más que pesimistas y prevén una destrucción de empleo masiva en lo que queda de 2012. Un problema estructural como explica el director adjunto del departamento de Análisis y Previsión del Observatorio Francés de Coyunturas Económicas, Eric Heyer: “Se puede vivir con una economia de servicios pero hace falta un mínimo de industria y sin duda no estamos lejos en Francia de llegar a ese mínimo, es decir que habría que parar sin demora la hemorragia que supone la pérdida de peso industrial en la economía francesa”.

Después del primer bofetón que supuso la degradación de la deuda francesa por Standard & Poor´s justo cuando el presidente Sarkozy hizo de la triple A el estandarte del éxito de su política, llega Moody´s amenazando con degradar la calificación “por el deterioro contínuo de la deuda pública francesa”.

El déficit público del 5,5 % del PIB podría llegar según el FMI como mucho a un 4,8 % este año, lejos del 3 % prometido. En cuanto a la deuda pública se sitúa en el 87 % del PIB y podría alcanzar el 90 % en 2012.

Para el analista de mercados François Chaulet “hoy la vigilancia negativa se hace de manera bastante precisa con un calendario de 2 a 3 meses que prevé tal o cual cambio de calificación y ahí vemos que en ese calendario hay un desafío bastante mayor que son las elecciones presidenciales. Un desafío que podría dar lugar a diversas interpretaciones en función de los diferentes programas económicos propuestos a los franceses.

Lo que queda claro es que el próximo ocupante del Elíseo no va a tener por delante una presidencia fácil y que los franceses se enfrentan a un futuro más que nublado.