Última hora

Última hora

Irán, tras los atentados y avances nucleares

Leyendo ahora:

Irán, tras los atentados y avances nucleares

Tamaño de texto Aa Aa

“Fue Irán”. En cuanto se produjo el atentado terrorista de este martes en Tailandia, Teherán encabezó automáticamente la lista de países sospechosos de estar detrás del golpe. Que sigue de cerca a los atentados contra obejtivos israelíes en India y Georgia. Apenas 24 horas más tarde, el presidente iraní Mahmud Ahmadinejab anunciaba haber conseguido importantes avances en su programa nuclear y haber retomado el contacto epistolar con la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.
 
Pero esto no quiere decir ni que se reabran las negociaciones ni que la UE vaya a levantar las sanciones acordadas contra Irán.
 
Tal y como explica el portavoz comunitario, Michael Mann, “es inadmisible pensar que puedieran pedirnos que revisáramos las sanciones sin buscar primero soluciones. Tenemos lo que llamamos nuestro enfoque de doble vía, por lo que seguimos con nuestras sanciones económicas contra Irán.”
 
La UE ha acordado un embargo al petróleo iraní para cortar las fuentes de financiación al programa nuclear iraní, un programa de fines exclusivamente civiles, según Teherán, y no militares como teme Occidente.
 
Según algunos observadores Ahmadineyad estaría jugando un doble juego: mostrando su disposición a negociar a nivel internacional y defendiendo una postura mucho más dura a nivel interno, en vista de las elecciones del próximo marzo.
 
Entrevista:
“Hemos invitado al analista político Reza Taqizadeh a darnos su opinión. ¿Dónde se ha posicionado Irán, a nivel internacional?”
 
Reza Taqizadeh: “Irán a elegido responder a la Alta Representante, Catherine Ashton, que le había enviado una carta hace meses, cuatro meses. Lo ha hecho con mucho retraso y después de haber anunciado los progresos en su programa nuclear. Y esto es porque quiere colocarse al mismo nivel o incluso desde una posiciónde fuerza frente a la comunidad internacional y al Organismo Internacional de Energía atómica. Esta carta breve y vaga pone fin a los preparativos para retomar las conversaciones con Irán”.