Última hora

Última hora

El grupo "Diálogo 5+5" se vuelve a reunir dos años después

Leyendo ahora:

El grupo "Diálogo 5+5" se vuelve a reunir dos años después

Tamaño de texto Aa Aa

Es un foro de diálogo informal que reúne a los ministros de Exteriores de España, Francia, Italia, Malta y Portugal y cinco del sur, con cinco países de la ribera sur: Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez.

“Estoy contento de ver que hay un consenso, una unanimidad entorno a la mesa para relanzar esta Unión para el Mediterráneo”, decía el ministro francés, Alain Juppé.

La Unión para el Mediterráneo está formada por 43 países. Su objetivo es infundir vitalidad a las relaciones de la UE con los socios de la región mediterránea, luchar contra el terrorismo y el crimen organizado y trabajar por el desarrollo de una emigración legalizada.

“También hemos hablado mucho de Siria y de la preparación de la reunión de Túnez del 24 de febrero. Estamos de acuerdo sobre el objetivo, de apoyar el plan de la Liga Árabe, para detener la violencia lo antes posible, la represión del régimen y un compromiso de salida de la crisis, que debe ser un proceso político. El punto de vista de la Liga Árabe ha recibido nuestro voto”.

El ministro de Exteriores de Túnez, Rafik
Abdessalem, afirmó que existe un interés recíproco, en que haya un mundo árabe democrático y recordó que fue en Túnez donde comenzaron las revueltas populares:

“Claro que estamos en un proceso democrático, en una transición democrática en Túnez, justo al principio del proceso. Las cosas van bien. Esto no quiere decir que estemos en el paraíso, tenemos nuestros problemas. Estamos en la segunda fase de la transición democrática. La primera fue una revolución pacífica. Conseguimos estabilizar el país y ahora en esta segunda fase tuvimos las elecciones democráticas el pasado 23 de octubre. Creo que el país está en la dirección adecuada”.

La crisis económica y financiera en Europa y sus consecuencias sobre el norte de África fue otro de los temas abordado por los representantes de estos países que quieren dejar de llamarse
“5+5” para pasar a ser el “Grupo de los 10”.

Monica Pinna, euronews: Estamos con Luigi Spinola, periodista, experto en política extranjera y analista.

El Foro del Mediterráneo se ha presentado como un organismo flexible y un interlocutor fiable con los países de la ribera sur. ¿En que medida podrían influir los estados del Mediterráneo en la actual transición de los países de la “primavera árabe”?

Luigi Spinola: En esta ribera del Mediterráneo, en la norte, se cree que la crisis económica y social puede, en cierta manera, hacer descarrilar la transición política y generar una nueva fase de inestabilidad. Concretamente se trabaja en impulsar la economía y aumentar los recursos que la Unión Europea ofrece para los países de la ribera sur, en el marco de la política entre los países del Mediterráneo.

Respecto al equilibrio interno de la Unión Europea, queremos decir que países como Italia y Francia en primer lugar, debeberán trabajar, y trabajan, para convencer a los países más al norte, con objetivos orientados más al este, a prestar una mayor atención y más recursos a los del sur.

euronews: El ministro italiano de Asuntos Exteriores, Giulio Terzi, ha hablado sobre la necesidad de una “acción concreta”. ¿Es posible que los países del Mediterráneo puedan llegar a una solución en Siria, que ni el Consejo de Seguridad de la ONU ha conseguido por el veto de China y Rusia?

Luigi Spinola: Es necesario ser un poco optimistas. El club de los países del Mediterráneo tiene una especialidad: hay miembros y composiciones diferentes, porque en la ribera sur vemos países como Túnez y Libia que están de acuerdo al cambio en Siria. Pero hay otros, como Argelia, que son más escépticos y contrarios a cualquier forma de ingerencia en las cuestiones políticas de otros países árabes. Esto puede suponer un obstáculo cuando se intenta presionar demasiado a Damasco. Pero puede darse también, siendo optimista, un intento de negociaciones entre ambas partes.

euronews: El nuevo equilibrio en los países de la ribera sur implica también nuevas aperturas a nivel económico, en particular en el sector de la energía. Pero el único país que puede contribuir verdaderamente al suministro de hidrocarburos es Libia. Este mercado energético está tardando en abrirse. ¿Cuáles son las perspectivas?

Luigi Spinola: Evidentemente, la oportunidad de tener una seguridad energética garantizada por Libia depende, primero, del proceso de estabilización que se está desarrollando. Y bajo ese punto de vista no llegan buenas noticias desde Trípoli, porque la autoridad central no controla todavía la situación, sobre todo la actividad de los soldados.

A largo plazo, la colaboración entre los países europeos de la ribera del Mediterráneo podría convertirse en una competición para conseguir firmar nuevos contratos con la autoridad libia.

euronews: ¿Qué hará Europa en este juego de equilibrio y de competitividad?

Luigi Spinola: Europa va a tener problemas en este contexto porque obviamente hay, a nivel de influencia estratégica y de integración económica, una competencia cada vez mayor que viene de países como Catar y en los últimos tiempos también de Turquía, que tiene muy buena relación con los nuevos gobiernos árabes.

Por otro lado Europa, una vez más como ocurrió en la fase inicial de la guerra en Libia, va a tener problemas para encontrar una política común y lograr que los intereses nacionales de países como Italia y Francia no sean más importantes que los intereses del resto”.