Última hora

Última hora

El sistema Putin visto por extranjeros

Leyendo ahora:

El sistema Putin visto por extranjeros

Tamaño de texto Aa Aa

Rusia se dispone a elegir a su presidente. Hay cinco candidatos y un rostro nuevo: el del empresario Mijaîl Prokhorov. Pero según los sondeos, el actual primer ministro, Vladimir Putin, que aspira a un tercer mandato presidencial, ganará en la primera vuelta.

¿Cómo viven la situación los extranjeros que están en Rusia desde hace muchos años?

Gilles Chenesseau es Vicepresidente de la Cámara de Comercio francorusa y director comercial de una agencia de turismo. LLegó a Rusia en el 81. Tres años antes que Pilar Bonet, Corresponsal del periódico español El País en Moscú. Toni Halpin, director local del británico The Times, trabaja en la capital rusa desde 2005.

Todos ellos coinciden en que para analizar el balance de Putin. hay que volver la vista a su primer mandato, hace 12 años.

Gilles Chenesseau:
“La era Yeltsin fue pese a todo una época de cambios radicales, poco controlados. Durante todo ese periodo reinó un ambiente de lejano oeste. Había una falta de estructura que impedía el establecimiento de una sociedad normal. Y eso es lo que consiguió el siguiente en el poder, es decir, Putin, que sobre todo, aportó un marco jurídico y legislativo que no existía.”

Pilar Bonet:
“Yo no creo que el periodo Putin marcase una ruptura con el periodo Yeltsin. Putin es el heredero de los años 90. Los representantes del poder actual critican la década de los 90, pero todos ellos son hijos de esos años…yo creo que todos los que han dirigido Rusia han experimentado en algún momento la angustia, el miedo irracional de que el país iba a derrapar”

Toni Halpin:
“Desde luego, cuando yo llegué, Rusia tenía un sistema político estático, en el que una persona decidía todo. No había partidos como tales. Ahora la gente discute activamente de política todos los días, muestra su voluntad de participar en las manifestaciones, de expresar su punto de vista”

Putin, que calificó la desintegración de la Unión Soviética como la mayor catástrofe geopolítica del siglo, intentó durante sus dos primeros mandatos restaurar la potencia del antiguo Imperio. ¿Lo ha conseguido? y ¿hacia qué dirección va Rusia?

Gilles Chenesseau:
“La llegada de Putin tradujo un deseo de recuperar una cierta imagen de grandeza de Rusia, y eso es algo que comparten todos los rusos, independientemente de sus tendencias políticas. Una de las razones profundas del éxito popular de Putin es ese sentimiento de grandeza y de orgullo nacional que ha sabido devolver a los ciudadanos”

Toni Halpin:
“Pueden suceder dos cosas: Se puede ir por el camino de las reformas graduales, de manera que se abra el sistema político, que se tengan en cuenta diferentes puntos de vista y que se permita la existencia de esta nueva y activa generación que ha aprendido a elegir en todos los aspectos de su vida y que ahora quiere elegir su sistema político. O puede pasar lo contrario: se puede volver a la represión, después de las elecciones. Pero creo que la represión va a ser muy difícil: la gente ha perdido el miedo ahora y está dispuesta a defender sus derechos”

Pilar Bonet:
“Ante Rusia se plantea la tarea inacabada de la democratización. Esa tarea surgió tras la muerte de Stalin, durante el deshielo y la generación de los años 60. Resurgió de nuevo en la época de Gorvachov y vuelve a hacerlo en la actualidad.
Esta tarea inacabada de la democratización une a tres generaciones que se encontraron codo con codo en diciembre en la plaza Bolotnaya.”

Los tres observadores se niegan a hacer pronósticos más detallados, conocen demasiado bien el proverbio que asegura que en Rusia, hasta el pasado es imprevisible.