Última hora

Última hora

La inesperada oposición rusa

Leyendo ahora:

La inesperada oposición rusa

Tamaño de texto Aa Aa

Las vidas de Vyacheslav, ingeniero de telecomunicaciones, Anna, analista financiera, y Alexander, programador informático, cambiaron completamente el 4 de diciembre. Antes, se limitaban a estar al tanto de las noticias. Ahora, se echan a las calles con lazos y globos blancos, símbolos de la nueva oposición rusa.

Anna. Analista financiera:
“He participado activamente en diferentes actos de protesta que han tenido lugar después del 5 de diciembre, cuando todo el mundo se reunió en Chistiye Prudi, y pienso participar en otros actos. Estoy más que harta de lo que pasa en este país. Los políticos han usurpado el poder y no piensan devolverlo, no quieren escuchar a nadie. Estamos aquí para mostrar que somos muchos, que no bajaremos los brazos, que pensamos plantar cara”

4 de diciembre. Saturada por los numerosos testimonios de fraudes durante las elecciones legislativas, la blogosfera rusa entra de lleno en la vida real.

La gente pide que se esclarezcan las denuncias y exige elecciones limpias. Pero los llamados diciembristas rusos no se parecen en nada a los manifestantes que se echaron a la calle durante la primavera árabe. Aquí están contra la revolución, porque tienen mucho que perder.

Boris Akounine. Escritor:
“ Hace 20 años que no había visto Moscú así. La verdad es que nunca pensé que reviviría esta atmósfera por segunda vez”

El célebre escritor de novelas policíacas Boris Akounine dejó atrás la calma del pueblo francés donde escribe su nuevo libro para participar en las manifestaciones.

Akounine no quiere perderse una página de la historia que se está escribiendo. Durante una pausa del maratón televisivo “La libertad de elección”, Akounine explica a euronews quiénes son los jóvenes que se manifiestan en la plaza Bolotnaya.

Boris Akounine. Escritor:
“Al principio, fue la clase media, eran personas escandalizadas por los acontecimientos de septiembre, por la renovación del tándem Putin-Medvedev. Se escandalizaron aún más tras las legislativas de diciembre. Todos teníamos un poco la sensación de que demasiado es demasiado. No nos pueden tratar así dentro de nuestro propio país. Después de eso, el movimiento empezó a cobrar amplitud y ahora se ha extendido por toda Rusia y es cada vez más potente”

El movimiento “Resistencia, arte de la calle” también nació en diciembre. Reúne a centenares de personas que organizan sentadas y sesiones fotográficas, además de distribuir panfletos que llaman a participar en los actos de protesta. “Resistencia” es un movimiento sin líder.

Nicolai Levshits. Publicista:
“Entre nuestros miembros hay azafatas, estudiantes, administrativos, gestores. Alrededor del 90% de entre ellos no se conocían antes de diciembre. La mayoría no estábamos metidos en actividades políticas ni asociativas. Tenemos varios eslóganes, uno de ellos es: “ Crea una Rusia honesta con tus propias manos”

Alexei Shishkov, copropietario de una cadena de tintorerías, distribuye té caliente durante las manifestaciones. Se unió a la resistencia activa tras ser liberado de la comisaría donde estuvo detenido dos días.

Aleksei Shishkov. Empresario: “El propio régimen me ha hecho ser activo políticamente. Antes, no lo era. No soy de ningún partido, lo que hago ahora es activismo cívico. Estoy dispuesto a firmar todas las peticiones de elecciones libres, pero lo único que veo es que el Gobierno no nos escucha. Y no se cuál será la siguiente etapa”

Para la presentadora de televisión y actriz Tatiana Lazareva, la próxima etapa será participar en las elecciones como observadora.

Lazareva, que forma parte de una oposición inesperada, incluso para ella misma, ha cofundado la Liga de los Electores. El principal objetivo de esta organización no política es preparar electores responsables de cara a las elecciones del 4 de marzo.

Tatiana Lazareva. Actriz y presentadora:
“Hace muy poco me dí cuenta de que podemos y debemos controlar a la gente que ocupa el poder.
Son ellos quienes trabajan para nosotros. No se qué sucederá el 5 de marzo, pero se que nuestro trabajo no ha hecho más que empezar.
Tenemos que intentar entender juntos cuál es nuestro lugar en la sociedad, cuál es nuestro lugar como verdaderos ciudadanos.
Estas palabras pueden parecer extremadamente pretenciosas, pero pienso que durante 12 años, nadie las ha utilizado, y ya es hora de que pasen a formar parte de nuestro vocabulario”