Última hora

Última hora

Cruceros y accidentes, una historia familiar

Leyendo ahora:

Cruceros y accidentes, una historia familiar

Tamaño de texto Aa Aa

Que un crucero como el Costa Allegra con 1.000 pasajeros a bordo navegue a la deriva en las Seychelles es mala suerte.

Que el accidente ocurra mes y medio después de que otro barco de la compañía, el Costa Concordia, naufragara ya es mala idea.

Pero que una madre haya tenido a sus dos hijos atrapados en los dos cruceros no tiene nombre.

Esta es la historia de Jayne Thomas que después de que su hijo naufragara con el Costa Concordia ahora tiene a su hija navegando a la deriva en el Costa Allegra.

“No puedo creerme que me esté pasando otra vez. Y sólo seis semanas después de que James volviere a casa. La historia se repite. Cuando me enteré del accidente me asusté pero ahora que sé que todo está bajo control lo unico que quiero es ver a mi hija cuanto antes”, decía Jayne.

Afortunadamente los más de 1.000 pasajeros del Costa Allegra están bien. El barco está siendo remolcado por dos buques y bajo la supervisión de un helicóptero.

El crucero de 180 metros y 28.000 toneladas tiene previsto llegar este jueves por la mañana al puerto de Mahé, la isla principal de las Seychelles.