Última hora

Última hora

Holanda: equipos móviles para practicar eutanasias

Leyendo ahora:

Holanda: equipos móviles para practicar eutanasias

Holanda: equipos móviles para practicar eutanasias
Tamaño de texto Aa Aa

Holanda fue el primer país del mundo en autorizar la eutanasia hace una década. Ahora se ha dado un paso más, con la creación de 6 equipos móviles, compuestos por un médico y una enfermera, que se trasladan a los domicilios de los pacientes terminales para ayudarles a poner fin a su vida.

El objetivo de este proyecto, patrocinado por la Asociación para la Muerte Voluntaria en Holanda, es ayudar a esas personas cuyos médicos de cabecera rechazan llevar a cabo la eutanasia.

“Puede ser que el médico de cabecera no quiera hacerlo por razones éticas, o que no se sienta capacitado, por falta de experiencia. O incluso, que tenga miedo de las consecuencias legales”, dice Jan Suyver, de la Clínica de Fin de Vida.

Pero incluso en un país tan adelantado como Holanda, esta idea de los equipos móviles despierta recelos. La Sociedad Real de Médicos teme que con este sistema se lleven a cabo eutanasias pasando por encima del conocimiento personal y directo que un doctor tiene de su paciente, como explica Arie Nieuwenhuijzen Kruseman, “pensamos que la eutanasia es algo sobre lo que los pacientes deben hablar con su doctor, que es quien les ha seguido y acompañado durante toda su enfermedad”.

Cada año en Holanda se practican unas 3100 eutanasias. La ley exige que la enfermedad sea incurable, el sufrimiento, insoportable para el paciente, y el enfermo lo solicite teniendo plena conciencia del paso que va a dar