Última hora

Última hora

Belgrado, un paso más cerca de Bruselas.

Leyendo ahora:

Belgrado, un paso más cerca de Bruselas.

Tamaño de texto Aa Aa

Tras años de pelea, Serbia obtuvo ayer el codiciado estatuto de candidato a la adhesión a la Unión Europea.

Un paso histórico que corona los esfuerzos del presidente reformista BorisTadic. Pero el camino que lleva a la incorporación es aún largo y tortuoso. Hasta los más optimistas creen que el país no conseguirá su objetivo final hasta finales de la década.

La piedra en el zapato de Serbia era principalmente Kosovo. Y en este asunto, los esfuerzos de Serbia han dado fruto: en diciembre, llegaron a un acuerdo sobre la crucial gestión de los puestos fronterizos entre Pristina y Belgrado. Además, la semana pasada, el país cumplía una segunda exigencia europea al aceptar la presencia de Kosovo en las reuniones internacionales, aunque sin por ello reconocer su independencia.

Otro problema resuelto es el que planteaba la oposición de Rumanía, que al final ha dado su visto bueno al nuevo estatuto de Serbia.

Tras complicadas negociaciones, Bucarest y Belgrado han llegado a un acuerdo que garantiza los derechos de la minoría rumana en Serbia, unas 30.000 personas, cuya aplicación supervisará la Comisión.

La entrega de criminales de guerra a La Haya también ha inclinado la balanza a favor de Serbia.
Pero el país tendrá ahora que alinearse a los estándares europeos, entre otros, en el ámbito económico.

La economía serbia se basa esencialmente en los servicios, que representan más del 60% de su PIB. El país sigue siendo muy dependiente de la financiación exterior.

En 2011 el país recupero el crecimiento, que alcanzó un 2%. Pero el déficit sigue rondando el 4%, la deuda pública se eleva al 44,5% y el paro afecta al 20% de la población activa.

Falta por ver si la Europa inmersa en la crisis sigue siendo atractiva para los serbios, que esperan ´la incorporación desde hace demasiado tiempo y se han tenido que plegar a todas las exigencias de Bruselas.

Según un reciente sondeo, sólo un 48% de los serbios siguen deseando la integración.

El Partido Radical, la extrema derecha serbia, está entre los antieuropeistas. La formación, que celebró ayer un mítin, ha reunido 200.000 firmas contra la entrada del país en la Unión.

El Partido Radical es el más votado en Serbia. Las próximas legislativas tendrán lugar en mayo. El nuevo estatuto de Serbia podría devolver la esperanza a los escépticos y reducir el margen de los ultranacionalistas.