Última hora

Última hora

Descoloridas elecciones en Irán

Leyendo ahora:

Descoloridas elecciones en Irán

Tamaño de texto Aa Aa

Una campaña tibia para unas elecciones legislativas desprovistas de emoción en Irán. Estos son los primeros comicios desde las controvertidas elecciones presidenciales de 2009. Y reflejan el enfrentamiento que existe entre los partidarios del llíder supremo, Ali Jamenei, y los partidarios del presidente Ahmadinejad. La oposición reformista, cuyos líderes están bajo arresto domiciliario, llaman al boicot. El 35% de sus candidaturas han sido rechazadas por el Consejo de los Guardianes.

Para muchos iraníes, las elecciones están muy lejos de sus preocupaciones cotidianas.

“Las elecciones han perdido importancia por la subida de los precios”, comenta un ciudadano, “especialmente en el último par de meses. No creo que las elecciones vayan a estar tan cargadas de sensaciones como las anteriores”

La situación económica se ha deteriorado enormemente en los últimos 18 meses. Oficialmente, la inflación se sitúa en el 21%, pero en realidad, ronda el 50% y decenas de miles de iraníes han perdido sus empleos.

Es una consecuencia de las sanciones contra la industria del petróleo y las instituciones financieras de la República Islámica, aunque no la única.

La supresión de las subvenciones a los alimentos de primera necesidad y a los carburantes ha desencadenado protestas contra el Gobierno.

“Yo nunca he votado”, reconoce otro iraní en Teherán. “Y ahora, teniendo en cuenta las dificultades económicas que afronta el pueblo, tampoco creo que el voto de gente como yo vaya a tener ningún impacto en las elecciones, porque no hay nadie que pueda representarme, nadie a quién quiera votar. Es decir, no hay nadie que pueda hablar en mi nombre ni en el Parlamento ni en la Presidencia”

Desde diciembre, el rial ha perdido la mitad de su valor frente al dólar, pese a las medidas del Banco Central de Irán para apoyar su moneda.

Los iraníes no saben qué hacer para poner a salvo sus ahorros, y el Gobierno minimiza el impacto de las sanciones internacionales. Ese discurso une a una parte del electorado.

“Nuestro voto puede ser un poderoso golpe de efecto”, destaca un estudiante. “Creo que este es un momento clave y no podemos quedarnos al margen. Estoy seguro al 100% de que votaré”

Un reflejo nacionalista frente a los enemigos del exterior podría limitar la abstención, sobre todo fuera de Teherán y de las grandes ciudades. Es lo que dice esta pancarta: “La elección representa la existencia y la conciencia de la nación”.