Última hora

Última hora

Regresan a Europa los primeros pasajeros del Allegra

Leyendo ahora:

Regresan a Europa los primeros pasajeros del Allegra

Tamaño de texto Aa Aa

Al fin. Hartos, cansados, pero aliviados, los primeros pasajeros del crucero Costa Allegra han regresado a Europa. Han llegado a París, Milán y Zúrich con la mochila repleta de malos recuerdos, de esos 3 días de odisea, sin electricidad ni motores, en mitad del Océano Índico, pero con buenas palabras para el personal del barco, que lidió con una situación explosiva, y también para la compañía Costa Crucero. “Nos trataron muy bien. Nos ofrecieron quedarnos en un hotel, pero decidimos volver porque nuestros hijos estaban preocupados, especialmente Paola. No tuvimos miedo. La tripulación nos atendió de forma muy profesional”, cuenta una turista italiana, tras aterrizar en Milán.

Tras el desastre del Concordia, que naufragó en enero en la costa italiana, la compañía naviera ha echado el resto para tratar de aplacar a los pasajeros del Allegra. Les indemnizarán con el doble del precio del billete, entre otras atenciones. “No se puede decir que estemos satisfechos al 100 por cien, pero dadas las circunstancias, al menos al 90 por ciento. Aún deben mejorar, en concreto, en la operación de evacuación. En una situación de emergencia, creo que les hubiera faltado entrenamiento”, dice otro pasajero del crucero en París.

En 70 por ciento de los pasajeros del crucero se han quedado en las Seychelles para pasar una o dos semanas de vacaciones pagadas por la naviera. “El Allegra y el Concordia lo único que comparten es el momento, que los dos sucesos ocurrieron con unas semanas de diferencia, pero no tienen nada en común”, remacha Georges Azouze, presidente de la compañía en Francia.

Entretanto, en las Seychelles ha comenzado la investigación de lo sucedido. Tendrá que explicar por qué se declaró ese incendio en la sala de máquinas del barco, y, sobre todo, por qué el generador de emergencia, que debía tomar el relevo, falló a su vez dejando al crucero sin electricidad y a la deriva en medio del Océano, a 370 kilómetros de tierra firme.