Última hora

Última hora

Cualquier tiempo pasado fue mejor en Grecia

Leyendo ahora:

Cualquier tiempo pasado fue mejor en Grecia

Tamaño de texto Aa Aa

Atenas 2004. Grecia, considerada como la cuna del movimiento olímpico, organizaba los XXVIII Juegos de la historia moderna. Aquello que un día fue un
espectáculo maravilloso hoy día ofrece una visión desoladora. Del esplendor a la ruina y el olvido.

Del fastuoso despliegue de medios al abandono y la incertidumbre. Sólo quedan “elefantes blancos”, edificios inertes, en lo que un día fue el centro neurálgico del deporte mundial.

“Hemos perdido la oportunidad de sacar partido a la herencia que dejaban los Juegos”, afirma Spiros Kapralos. “El éxito a nivel organizativo, deportivo y de imagen que deparó el evento comenzó a esfumarse en cuanto se apagaron las luces de la ceremonia de clausura. Y aún hoy día, desgraciadamente, nuestro país no sabe qué hacer con las infraestructuras deportivas ni con el legado social de los Juegos”, añade el presidente del Comité Olímpico griego.

Para muchos, la cita de Atenas fue el principio del fin. Consideran que comenzó a sumir al país en la profunda crisis económica que hoy tiene a Grecia al borde de la bancarrota. En el plano deportivo, ni los más optimistas sueñan con una medalla de oro en los Juegos de Londres.

“Después de 2004 se produjeron varios acontecimientos negativos que afectaron al atletismo griego. Comenzaron con recortes en la financiación y siguieron con una deficiente gestión de los recintos olímpicos y los centros de formación
que quedaron, en gran parte, condenados a la decadencia”, declara el mandamás de la Federación Griega de atletismo, Vassilis Sevastis.

Si como se dice: “hay que escarmentar en cabeza ajena”, los ingleses habrán tomado buena nota del desastre griego.

Para evitar los “elefantes blancos” que tanto teme el COI los organizadores de los Juegos de Londres apostaron fuerte en su programa por el uso de las instalaciones olímpicas en el futuro.