Última hora

Última hora

Ahmadinejad, en la cuerda floja tras las legislativas iraníes

Leyendo ahora:

Ahmadinejad, en la cuerda floja tras las legislativas iraníes

Tamaño de texto Aa Aa

El Guía Supremo de Irán, el Ayatolá Alí Jamenei, es el gran ganador de las legislativas del viernes.

Sus seguidores se han hecho con la mayoría de los escaños, además, el alto índice de participación anunciado por el Gobierno, refuerza la legitimidad popular del poder religioso, en tela de juicio desde las acusaciones de fraude en las presidenciales de 2009, las que ganó Mahmud Ahmadinejad.

Esta vez, el presidente iraní aparece como el gran perdedor, puesto que sus seguidores declarados sólo han conseguido el 7% de los escaños frente al 75% obtenido por las listas que apoyaban a Alí Jamenei.

En cuanto a la oposición reformista, que boicoteó los comicios, desaparece prácticamente de la escena parlamentaria.

El presidente, en su segundo y último mandato según la Constitución, paga el precio de su nacionalismo populista, percibido por la élite religiosa como una amenaza a su primacía política en la República Islámica y el del fracaso de su política económica, marcada por la inflación galopante.

Hecho sin precedentes, el presidente Ahmadinejad será probablemente convocado esta semana en el Parlamento para responder de la supuesta ineficacia de su Gobierno y de presuntos casos de corrupción. La Cámara podría llegar a destituirle si Jamenei da su visto bueno.

Según este analista iraní, el presidente está extremadamente debilitado.

Emad Abshenasan:
“El Gobierno de Ahmadinejad intentará aumentar su interacción con el nuevo Parlamento, y los miembros del Gobierno intentarán comportarse para no tener que enfrentarse con el nuevo Parlamento”

Ya en abril, el Ayatolá Alí Jamenei desautorizó al presidente al devolver la cartera al ministro de Inteligencia destituido previamente por Ahmadinejad.

Ahora, con un Parlamento afín, el Guía Supremo podría desembarazarse directamente de la función presidencial, elegida por sufragio universal directo, y optar por un sistema parlamentario con un primer ministro.