Última hora

Última hora

La fuerza del mar

Leyendo ahora:

La fuerza del mar

Tamaño de texto Aa Aa

Esta pequeña boya amarilla podría ser la próxima fuente de energía renovable. Con un mecanismo similar al de la bomba de una bicicleta, se pretende transformar el oleaje del mar en electricidad.

El aparato llamado Searaser aprovecha el movimiento constante del mar para bombear agua hacia la costa, donde mueve una turbina, produciendo electricidad.

Esto es sólo un prototipo, el dispositivo definitivo tendrá un tamaño trece veces mayor, como nos explica su inventor, Alvin Smith: “Se trata de una simple bomba de bicicleta con un sistema de boya flotante. Cuando la boya sube y baja se bombea el agua del mar, simplemente con el movimiento de las olas.”

La idea de este invento se le ocurrió a Alvin Smith hace unos diez años mientras jugaba con una pelota hinchable en una piscina. Searaser bombea agua del mar utilizando un pistón vertical entre dos boyas, una fija al lecho marino y otra en la superficie acuática.

“El Searaser puede utilizarse en aguas con oleaje y mareas en profundidades de en torno a medio metro. El agua se bombea hacia un tanque o depósito donde se acciona una turbina para lograr la energía eléctrica”, señala Alvin Smith.

Cuando la olas del océano mueven las boyas arriba y abajo, el pistón se acciona como una bomba enviando agua del mar por una tubería hacia una turbina situada en tierra. Entonces se crea con ese agua un depósito en la costa, que al soltarla hacia un generador produce electricidad. El sitio ideal para estas máquinas es en la costa a unos veiniticinco metros de profundidad, de cara a un acantilado.

Smith espera que el Searaser pueda comercializarse en unos años. El aspecto más importante de este invento es que permite crear un depósito (de almacenaje), y además apenas provoca emisiones de carbono.