Última hora

Última hora

"Estoy consternada", dice la representante de la ONU tras visitar Baba Amro

Leyendo ahora:

"Estoy consternada", dice la representante de la ONU tras visitar Baba Amro

Tamaño de texto Aa Aa

“Estoy consternada por lo que he visto” ha dicho Valerie Amos, la responsable de operaciones humanitarias de la ONU, tras su breve visita al barrio Baba Amro en la ciudad siria de Homs. Un equipo de la Media Luna Roja Siria pudo entrar junto al convoy de la ONU, tras días esperando para aportar ayuda humanitaria.

Baba Amro está completamente destruido y sus calles, prácticamente desiertas, por lo que la responsable de la ONU se ha inquietado por la suerte de sus habitantes. Este barrio de Homs fue el símbolo de la rebelión contra el régimen de Bachar el Asad hasta que fue tomado por las fuerzas del régimen el 1 de marzo, tras 26 días de intensos bombardeos.

Entretanto, el sólido régimen sirio ha sufrido su primera deserción política tras casi un año de revuelta. El viceministro de Petróleo, Abdo Hussameddine, se ha pasado a la oposición afirmando que no desea terminar su vida “al servicio de un régimen criminal” y ha llamado al resto del Gobierno a abandonar un “barco que se hunde”.

También se ha mostrado inquieto Kofi Annan, ante la militarización creciente del conflicto. “Espero que nadie piense seriamente utilizar la fuerza. Creo que una mayor militarización agravaría la situación”, ha dicho en El Cairo. Las palabras de Annan, el hombre elegido por la ONU y la Liga Árabe para mediar en la crisis siria, se enmarcan en un contexto de crispación internacional, con países como Qatar o Arabia Saudí dispuestos a armar al Ejército Sirio Libre, una fuerza compuesta, sobre todo, por desertores, a la que Damasco asegura haber incautado un auténtico arsenal.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, ha añadido más leña al fuego, implicando a Libia en el conflicto. “Hemos recibido información de que en Libia, con el apoyo de las autoridades, hay campos de entrenamiento para los revolucionarios sirios y están enviándolos a Siria para atacar al Gobierno legal. Esta actividad socava la estabilidad de Oriente Medio. Creemos que Al Qaeda está en Siria, y por eso nos preguntamos si la exportación de la revolución se está transformando en una exportación del terrorismo”.

Mientras continúa el tira y afloja internacional, la violencia en Siria ya ha dejado, según la ONU, más de 7500 muertos, la mayoría civiles.