Última hora

Leyendo ahora:

Caza de brujas contra intelectuales serbios


insiders

Caza de brujas contra intelectuales serbios

En asociación con

Hace 20 años, el nacionalismo, el odio racial y la guerra destruyeron Yugoslavia. Hoy, los estados resultantes quieren entrar en la Unión Europea. ¿Están preparados? ¿Qué ha cambiado y qué no? Este reportaje en los Balcanes es la primera edición de una serie especial. Serbia: Un viaje en tren desde Belgrado a Sarajevo.

La autoridades serbias han lanzado una caza de brujas contra los intelectuales más críticos. Una de las más recientes víctimas es el escritor Sreten Ugricic, que durante una década ha dirigido la Biblioteca Nacional de Serbia.

Son las siete de la mañana y tenemos cita con él en la estación de trenes de Belgrado. Conocido por haber modernizado la Biblioteca Nacional de Serbia, en el extranjero es reconocido su combate en favor de los valores democráticos. Pero, tras haber firmado una petición por la libertad de pensamiento y expresión en Serbia, una campaña mediática de desprestigio se ha ensañado con él… Tras una llamada urgente del Ministro del Interior, de un aliado del difunto gobernante yugoslavo Slobodan Milosevic, Ugricic era destituído…

“El motivo por el que me destituyeron de mi puesto de director de la Biblioteca Nacional de Serbia es obviamente político, asegura Sreten Ugricic. Estamos en el periodo pre-electoral y la campaña va a ser muy brutal. Y mi caso, mi supuesto caso, empezó cuando el Ministerio del Interior declaró públicamente a la prensa que yo apoyo al terrorismo…”

A escasas semanas de las elecciones legislativas, previstas en mayo, la tensión aumenta. Otros escritores serbios firmaron la misma petición de libertad de expresión entre ellos el joven poeta Milos Zivanovic y la novelista Mirjana Djurdjevic.

Ambos temen represalias de la prensa y las autoridades, pero sobre todo, este secuestro de la libertad de expresión preocupa en el extranjero. La destitución de Ugricic ha provocado una protesta mundial. La Federación Internacional de asociaciones de Bibliotecarios envió una protesta oficial al presidente serbio expresando su consternación. La Comisión Europea está investigando el caso.

“Durante la época del régimen represivo de Milosevic, cuando alguien reaccionaba desaparecía. A los periodistas se les mataba. Hoy, cuando uno reacciona, se le destituye, eso es lo que han hecho con Sreten Ugricic”, asevera el escritor Milos Zivanovic.

Según la escritora Mirjana Djurdjevic : “Puedes escribir lo que quieras, puedes gritarlo a los cuatro vientos. Pero en cuanto tengan una razón para ir contra tí, todo puede cambiar en segundos, y pueden empezar a sacar de quicio cada palabra que digas o escribas, y rápidamente la situación puede convertirse en una pesadilla, exactamente como en el libro de George Orwell…”

Rumbo a Sarajevo, capital de Bosnia-Herzegovina. Mirjana y Milos van a encontrarse con sus colegas escritores bosnios. Un tipo de intercambio inter-regional bastante excepcional.

Un periplo de 400 kms, en el que se cruzan dos fronteras internacionales y se cambia tres veces de locomotora. Cuatro compañías ferroviarias que defienden cada una su propio tramo.

Hijo y nieto de conductores de tren, Miroslav Stanic se apena de que hoy pocos pasajeros toman la famosa conexión Belgrado-Sarajevo.

“La reapertura de esta línea significa que la gente puede viajar de nuevo y crear lazos sociales.
En la antigua Yugoslavia, había mucha más gente que viajaba en este tren entre Belgrado y Sarajevo.”

Una parada técnica en la primera frontera, la locomotora croata, remplaza a la locomotora serbia.

La entrada de Croacia en la UE está prevista para el año que viene. Serbia, por su lado ha superado una etapa en el proceso de adhesión. A principios de marzo, la UE ha dado luz verde a su candidatura aunque persisten serias dudas sobre sus proyectos de reformas.

Pero los obstáculos perturan. Los observadores independientes señalan que no ha habido progresos para luchar contra la corrupción. Y no hay suficientes medios de comunicación independientes.

“Hay cosas que no serían posibles en Croacia, y que existen en Serbia. Cuando comparas la libertad de prensa en ambos países : en Serbia, la mayoría de los editores pueden censurar artículos y echar a los periodistas críticos. Esto se debe a que en Serbia, la mayoría de los medios están controlados por el poder”, afirma el poeta Milos Zivanovic.

Mientras que Mirjana Djurdjevic se queja de que : “Se publican muchas mentiras. Ya no lo soporto y he dejado de escribir en esos periodicuchos. He dejado de ver la televisión. Hay demasiadas patrañas y de todos modos… las malas noticias me llegan de todas maneras.”

“Después de las pasadas elecciones publicamos una caricatura con un fotomontaje, representaba al Ministro de Interior Ivica Dacic del partido socialista, tirando al presidente de Serbia, Boris Tadic del partido Democrático a los cuernos de un toro. Y ese mismo día, nuestro editor jefe recibió una llamada muy desagradable de las personas que controlan el diario y los espacios de publicidad con amenazas del tipo: si quieres una pelea de toros, vas a quedarte sin anuncios en el periódico”…nos cuenta Milos Zivanovic.

Mira y Milos llegan por la tarde a Sarajevo.

Tienen cita en un restaurante del casco antiguo de la ciudad con Faruk Sehic, conocido autor bosnio cuyas obras están pobladas de inquietantes recuerdos de la guerra.

Según él, las instituciones culturales centrales en Bosnia-Herzegovina están agonizantes debido a que el actual nacionalismo no tiene ningún interés en mantenerlas. Faruk señala especialmente la falta de apertura de la República Serbia de Bosnia, una entidad regional.

Bloqueos que plantean la cuestión de la reconciliación.

Faruk Sehic, escritor bosnio considera que : “No se vislumbra una voluntad real de reconciliación entre los dirigentes, porque todas sus disculpas son meras declaraciones. Sus comunicados solo sirven a sus propósitos políticos. La gente normal, quizá como nosotros los artistas estamos preparados para la reconciliación, pero los políticos no.”

Es hora de dejar Sarajevo y regresar a Belgrado.

En su camino hacia la estación, Mira y Milos hacen un alto en la librería Sahinpasic, la librería más grande de toda Bosnia-Herzegovina. La gente quiere leer a los autores de la región y hay un público lector ávido de novelas escritas por autores de los países vecinos. Y aquí descubrimos que hay una cooperación entre editoriales de la zona balcánica.

Esta apertura cultural va más allá de los prejuicios. Uno de los temas tabú en Serbia es Kosovo. La normalización de las relaciones entre los dos ex-enemigos de guerra es una de las condiciones de la adhesión de Serbia a la Unión Europea. Es una de las prioridades esenciales. Un acuerdo de cooperación regional se firmó el 24 de febrero.

“Pienso que Kosovo ha sido separado de Serbia completamente desde hace bastante tiempo, afirma Milos Zivanovic. Pero estoy convencido de que ninguno de nuestros políticos es suficiéntemente valiente para decirlo públicamente, porque eso significaría una enorme pérdida de votos el día de las elecciones.”

La locomotora serbio-bosnia toma el relevo de la cabeza del tren. ¿Porqué toma tanto tiempo viajar de Sarajevo a Belgrado, si apenas les separan 400kms y el viaje puede llevar hasta 10 horas? le preguntamos al maquinista Boro Brnjak :

“En la antigua Yugoslavia, solo había una compañía de trenes y simplemente cambiaba el personal. Pero hoy, cada país, o cada entidad, tiene su propia locomotora.”

Durante el viaje, Milos hojea la revista literaria “BETON”, con reseñas de novela, ensayo y poesía contemporánea y entre líneas capta lo que está “contaminado” por el pensamiento nacionalista…

Milos es uno de los pocos escritores serbios que ha creado un proyecto de cooperación con un escritor de Kosovo de lengua albanesa. “Esta cooperación con colegas de Prístina nos ha permitido publicar en Belgrado, una colección de literatura contemporánea de Kosovo, traducida a la lengua serbia, y titulada : “Desde Prístina con amor”. Al mismo tiempo, hemos publicado en Prístina, en lengua albanesa una colección con los últimos cuentos serbios, publicados por jóvenes autores serbios a la que hemos llamado: “Desde Belgrado con amor”…

El poema favorito de Milo se llama “U Srcu” y evoca su sueño de múltiples identidades coexistiendo juntas en paz..

En el corazón soy Albanés, ahí va el poema: En el corazón soy un musulmán, un gitano, un árabe, un hispano, un joven norteamericano, un profeta, un sacerdote, un latino, un bizantino…

Selección del editor

siguiente artículo

insiders

El nuevo éxodo griego