Última hora

Última hora

La matanza de Kandahar conmociona al mundo

Leyendo ahora:

La matanza de Kandahar conmociona al mundo

Tamaño de texto Aa Aa

La matanza de Kandahar ha conmocionado al mundo, y sobre todo a Estados Unidos. Nadie se explica aún por qué un soldado estadounidense salió de la base de Panjwai, la madrugada del domingo, armado hasta los dientes, para irrumpir en las casas de tres familias y matar a sangre fría a 16 inocentes, más de la mitad niños.

“Un incidente como éste es inexplicable y plantea muchos interrogantes”, ha dicho la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton.

Alguna respuesta podría encontrarse en la base militar de Lewis-McChord, en el estado de Washington, de donde procedía el presunto autor de la masacre.

Medios estadounidenses aseguran que padece problemas psicológicos, pero fue considerado apto al combate y enviado a Afganistán en diciembre.

“No puedo pensar que alguien en el mundo pueda decir que matar a 16 o 18 civiles y niños está bien, en cualquier parte del mundo. Mucho menos cuando se está bajo la bandera estadounidense. Es completamente inaceptable”, ha declarado Jared Richardson, ingeniero miembro del Ejército estadounidense.

No es el primer incidente que vive la base de Lewis-McChord, que el año pasado sufrió numerosos suicidios de soldados a su regreso del frente. Además, en 2010 cuatro de sus militares fueron condenados por asesinar deliberadamente a tres civiles afganos.

“Con las cosas que han ocurrido en esta base, como el asesinato de afganos, el aumento de la tasa de suicidios y de depresiones post traumáticas, no me sorprende lo ocurrido”, ha señalado Jorge González, ex militar y propietario de un café cercano a la base.