Última hora

Última hora

"La situación europea en Derechos Humanos ha empeorado"

Leyendo ahora:

"La situación europea en Derechos Humanos ha empeorado"

Tamaño de texto Aa Aa

El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Thomas Hammarberg, termina su mandato de seis años a finales de este mes y quiere dejar el cargo haciéndose oír. El exdirigente de Amnistía Internacional (que recogió el Nobel de la Paz por la institución en 1977) dice que los derechos humanos en Europa van a peor, no a mejor. Es su oportunidad de preguntar al señor Hammarberg, que nos atiende desde Luxemburgo. Señor Hammarberg, ahora que termina su mandato de seis años, ¿cómo se siente? y ¿qué piensa de que durante este tiempo la situación haya empeorado?

Thomas Hammarberg:
“Estoy un poco decepcionado, no hay lugar para la complacencia en Europa sobre nuestra actuación en derechos humanos. Una razón puede ser la crisis económica, que ha minado estos derechos para mucha gente por la austeridad, pero creo también que los atentados de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 han tenido efecto negativo en el respeto de los derechos fundamentales. Ha habido arrestos y torturas de personas sobre las que no había pruebas de participación en ataques terroristas. Y la tortura, por supuesto, debería estar terminantemente prohibida”.

Veamos cómo está la situación hoy día con las preguntas de algunos de nuestros espectadores. Pasemos a la primera pregunta.

“Hola, me llamo Gabriela Hrabánova, soy gitana de la República Checa. Trabajo en la Red Ergo, una organización gitana con sede en Bruselas. He oído hablar del programa que el Consejo de Europa quiere organizar para los gitanos y me gustaría saber cómo implicará a los municipios, sobre todo aquellos más refractarios a los gitanos, para implementar el programa”.

Señor Hammarberg, Gabriela está de acuerdo con usted. Las cosas tienen que mejorar, ¿qué piensa de lo que dice?.

Thomas Hammarberg:
“Creo que la etnia gitana ha sufrido en Europa la crisis económica y el nacimiento de grupos extremistas que les atacan verbalmente, pero también con violencia física, y eso es un problema serio. Creo que ella tiene razón, gran parte de la reforma debe hacerse a nivel local. Ha habido varios intentos desde la Unión Europea y desde el Consejo de Europa, pero se necesita hacer mucho más para asegurar que la gente pueda convivir en paz a nivel local. Estamos decepcionados con que haya estamentos políticos, en varios países europeos, que tienen prejuicios contra los gitanos”.

Y con un problema como ese es difícil descender desde el nivel europeo hasta el nivel local. Veamos otra pregunta en la misma línea.

“Me llamo Florin Munteanu, soy asistente social en Bruselas. Si alguien quiere de verdad hacer algo por los gitanos es necesario establecer políticas públicas de discriminación positiva en todos los países miembros de la UE. Deberíamos ser tratados como gitanos europeos. Este problema necesita solución y espero que seamos capaces de encontrar la manera…”.

Aquí hay una sugerencia bastante concreta sobre la discriminación positiva: ¿Cuál es su opinión, señor Hammarberg?

Thomas Hammarberg:
“Creo que es necesaria la discriminación positiva para corregir algunas desigualdades, como las de la población gitana de Europa. Estoy de acuerdo con que es un problema europeo: local, nacional y europeo. Los políticos, a todos los niveles, deben trabajar hacia una situación donde los gitanos estén plenamente integrados y aceptados en nuestra sociedad, lo que no sucede hoy en día. El principal asunto es poner fin a los prejuicios contra los gitanos y creo que ahí los políticos tienen un papel muy importante con el que no han cumplido, en mi opinión.

Supongo que la educación tendrá probablemente influencia en ello. Pasamos a una cuestión más general sobre la situación global. Vamos con ella: “Por parte de varias ONG se ha destacado a principios de 2012 que hay una crisis de los derechos humanos en la UE. ¿Cómo garantizan las instituciones europeas los derechos humanos en la unión?”

Esto es una pregunta un poco acusatoria; al decir que las instituciones europeas no están haciendo su trabajo. Dice que hay una crisis, de acuerdo con usted, pero al mismo tiempo acusando ¿no?

Thomas Hammarberg:
“Sí, por supuesto, pero las decisiones a nivel europeo dependen mucho del apoyo de los gobiernos nacionales, que son miembros de estas instituciones y creo que ambos, el Consejo de Europa y sus instituciones, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y las estructuras comunitarias tienen que contribuir para mejorar la situación en lo que respecta a los derechos humanos en los países en los que todavía no hay ese apoyo de las instituciones europeas a nivel nacional”.
¿Cree que por que estas instituciones no tienen capacidad para actuar que no actúan, ese es el problema?

Thomas Hammarberg:
“Bueno, ese es uno de los problemas, pero el principal es que la capacidad de actuar la dan las naciones europeas, los gobiernos. Así que la responsabilidad es suya y de los parlamentos nacionales de esos países y, al final, a los votantes de esos países”.

Señor Hammarberg, tenemos una pregunta escrita, veámosla. Viene de Portugal y dice: ¿Qué piensa Europa de Chechenia y de la guerra del Cáucaso?

Thomas Hammarberg:
“Hay problemas todavía en el norte del Cáucaso y Chechenia, pero también en las repúblicas más al norte: existe un contraterrorismo también que produce víctimas entre la población civil e inocente que tiene que finalizar. En Chechenia han desaparecido varios miles de personas y probablemente estén en fosas ilocalizadas que no han sido abiertas todavía. Ha habido más de 150 juicios en los tribunales europeos por casos producidos en Chechenia pidiendo que se investigue más lo que pasó en el momento más violento de la guerra de hace 10 años y todavía hay la sensación de que no ha habido una respuesta suficientemente profunda de las autoridades rusas sobre esos juicios”.

¿Qué espera ahora que hay un nuevo presidente; bueno, antiguo y nuevo presidente?

Thomas Hammarberg:
“Con estas elecciones creo que habrá otra oportunidad de llevar estos casos a los líderes rusos y recordarles que es absolutamente necesario hacer algo con los crímenes ocurridos en Chechenia”.

Muy bien, vamos a pasar a nuestra última pregunta, veámosla.

“Hola, soy Philipon Toussain, vivo en Bruselas. Soy el director de una organización de ayuda a los niños que viven en la calle. Mi pregunta está relacionada con los derechos humanos de los niños. En Bruselas, la capital de Europa, hay hoy en día hijos de inmigrantes que están aquí sin sus padres y por alguna razón incomprensible no pueden encontrar acogida. A pesar de que Bélgica firmó el tratado por los derechos de la infancia, no hay espacio para ayudar a estos niños que duermen al raso. ¿Qué piensa hacer el Consejo de Europa sobre eso?”.

Imagino que eso ocurre en el día a día en la capital de Europa, y habiendo sido usted director de Save the Children en Suecia, podrá hablar desde la experiencia.

Thomas Hammarberg:
“Sí, los derechos de los niños son una gran preocupación y en Europa tenemos algunos problemas en ese campo. Estos niños son un síntoma de un problema más profundo, sobre todo relacionado con las familias. Muchos de los que están en la calle proceden de otros países. Los niños inmigrantes son particularmente vulnerables en nuestra sociedad y honestamente tenemos una creciente pobreza infantil en algunos países europeos en parte por culpa de la crisis económica. Necesitamos que los políticos a nivel europeo y nacional sean más enérgicos y se centren más en proteger los derechos de todos los niños”.