Última hora

Última hora

Los desafíos de la China en transición

Leyendo ahora:

Los desafíos de la China en transición

Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué desafíos enfrenta China en este año transición? La sesión anual del Parlamento que acaba de concluir, se ha centrado en propuestas que buscan mejorar la estabilidad del modelo económico chino.
 
El objetivo es conducir sin brusquedad el relevo generacional al frente del Estado comunista. De aquí a un año, el presidente chino, Hu Jintao será reemplazado por el vicepresidente Xi Jinping.
 
 
El primer ministro, Wen Jiabao cederá su puesto a  la Li Keqiang, actual viceprimerministro.
 
La reciente visita de Xi Jinping a Estados Unidos, donde fue recibido por Barack Obama en la Casa Blanca, refuerza su acreditación para tomar el relevo en Pekín a principios de 2013.
 
 
Para que no haya sobresaltos, el Gobierno chino debe controlar una economía que muestra signos inquietantes.
 
 
En febrero, China registró un déficit comercial de 31.480 millones de dólares, el más alto en una década.
 
En retroceso en 2011, el objetivo de crecimiento para 2012 ha sido fijado al 7,5%, dado el contexto internacional.
 
 
 
Pero en febrero, la inflación también cayó al 3,2%, su nivel más bajo en 20 meses.
 
 
Estos dos indicadores son importantes para mantener la paz social en el país. Para crear empleo, el crecimiento debe rondar el 8% del PIB.
Según las autoridades cerca de 25 millones de trabajadores suplementarios van a buscar empleo en las ciudades chinas en 2012, la mitad, con estudios superiores. Además, entre 9 y 10 millones de emigrantes rurales desembarcarán en las ciudades en busca de empleo.
 
 
A día de hoy, los principales focos de protesta social a los que se enfrenta el Partido Comunista Chino están muy localizados y conciernen principalmente las confiscaciones de tierras de los campesinos por parte de funcionarios corruptos para construir.
 
Pero la protesta del pueblo de Wukan, a finales de 2011, muestra que pueden trascender y poner a prueba la capacidad de las autoridades para aplacar el descontento.
 
 
Las regiones más orientales de Xinjian y el Tíbet siguen siendo focos de tensión. En el Tíbet ha habido una serie de inmolaciones y protestas contra las restricciones impuestas a la religión y a la cultura tibetanas.
 
Tras la represión de la revuelta de 2008, la tensión no ha desaparecido, y las protestas continúan deteriorando la imagen internacional de China.
 
 
 
 
 

¿Qué desafíos enfrenta China en este año transición? La sesión anual del Parlamento que acaba de concluir, se ha centrado en propuestas que buscan mejorar la estabilidad del modelo económico chino.
 
El objetivo es conducir sin brusquedad el relevo generacional al frente del Estado comunista. De aquí a un año, el presidente chino, Hu Jintao será reemplazado por el vicepresidente Xi Jinping.
 
 
El primer ministro, Wen Jiabao cederá su puesto a  la Li Keqiang, actual viceprimerministro.
 
La reciente visita de Xi Jinping a Estados Unidos, donde fue recibido por Barack Obama en la Casa Blanca, refuerza su acreditación para tomar el relevo en Pekín a principios de 2013.
 
 
Para que no haya sobresaltos, el Gobierno chino debe controlar una economía que muestra signos inquietantes.
 
 
En febrero, China registró un déficit comercial de 31.480 millones de dólares, el más alto en una década.
 
En retroceso en 2011, el objetivo de crecimiento para 2012 ha sido fijado al 7,5%, dado el contexto internacional.
 
 
 
Pero en febrero, la inflación también cayó al 3,2%, su nivel más bajo en 20 meses.
 
 
Estos dos indicadores son importantes para mantener la paz social en el país. Para crear empleo, el crecimiento debe rondar el 8% del PIB.
Según las autoridades cerca de 25 millones de trabajadores suplementarios van a buscar empleo en las ciudades chinas en 2012, la mitad, con estudios superiores. Además, entre 9 y 10 millones de emigrantes rurales desembarcarán en las ciudades en busca de empleo.
 
 
A día de hoy, los principales focos de protesta social a los que se enfrenta el Partido Comunista Chino están muy localizados y conciernen principalmente las confiscaciones de tierras de los campesinos por parte de funcionarios corruptos para construir.
 
Pero la protesta del pueblo de Wukan, a finales de 2011, muestra que pueden trascender y poner a prueba la capacidad de las autoridades para aplacar el descontento.
 
 
Las regiones más orientales de Xinjian y el Tíbet siguen siendo focos de tensión. En el Tíbet ha habido una serie de inmolaciones y protestas contra las restricciones impuestas a la religión y a la cultura tibetanas.
 
Tras la represión de la revuelta de 2008, la tensión no ha desaparecido, y las protestas continúan deteriorando la imagen internacional de China.
 
 
 
 
 
El Dr Robert Kuhn es autor del libro “Cómo piensan los líderes chinos”. Gracias por estar con nosotros.
Este Congreso Nacional del Pueblo llega en un momento crucial para el país, con crecientes presiones económicas y complejos asuntos internacionales con los que hay que lidiar. Pero más allá de las tradicionales muestras de unidad, ¿cuáles son las decisiones más importantes adoptadas en el Congreso en esos dos aspectos?
 
Dr.Kuhn:
Casi todo ha estado enfocado a política interna, y muy poco a asuntos internacionales.
 
Se centró prácticamente todo en asuntos como la sanidad. La sanidad es muy importante en China, porque el sistema es corrupto e ineficaz, y esa situación preocupa mucho a la gente.
La seguridad social, lo que van a hacer cuando se jubilen…esas son las cosas que preocupan a la gente.
 
En el terreno económico, el primer ministro, Wen Jiabao, se ha fijado un objetivo de crecimiento del
7,5%. Eso puede desencadenar una serie de reacciones en los mercados bursátiles mundiales, que se esperaban el 8% como en años anteriores. Pero China ha decidido reducir su objetivo de crecimiento porque está tratando de reequilibrar su economía.
 
 
euronews:
El Congreso chino coincide con la mayor transición en la cúpula del país desde hace casi una década. ¿Cuáles son los principales mensajes que los líderes salientes, pero también sus presuntos herederos han enviado sobre esta transición?
 
Dr. Kuhn:
En general, hay una buena sensación acerca de los nuevos líderes. El liderato chino está formado por los nueve miembros del llamado Comité Permanente del Politburó. Todo lo que se decide en China pasa por uno de esos nueve individuos. No es como en Estados Unidos, donde el presidente puede destituir y nombrar a quien quiera.
 
 
El nuevo presidente, el líder del Partido, será probablemente Xi Jinping. Él es uno de los nueve miembros, se puede decir que es el primero entre iguales, y realmente están en plano de igualdad.
 
El presidente no puede destituir a ninguno de los nueve, la única forma que tiene de hacerlo es mediante una votación unánime de todos ellos.
 
 
euronews:
Probablemente, en el Congreso todas las miradas han estado puestas en Xi Jinping, que ha sido recibido en la Casa Blanca en el transcurso de su viaje a Estados Unidos. ¿Cree que su estatuto en el partido ha cambiado después de esa visita?
 
 
Dr.Kuhn:
En China tuvo mucha repercusión. La gente apreció que su futuro líder fuera capaz de proyectar una imagen sofisticada en la escena mundial, elevando a China a un nuevo nivel de poder y respetabilidad entre las naciones del mundo. Así que aunque tuvo en primer lugar un impacto internacional, realmente, el auditorio principal era China, y ha demostrado que es la persona adecuada en estos tiempos complejos.
 
euronews: Son, efectivamente, tiempos interesantes en China. Seguiremos de cerca la evolución de las cosas. Gracias por estar con nosotros.