Última hora

Última hora

La imputación del sargento Bales reabre el debate sobre la salud mental de los soldados

Leyendo ahora:

La imputación del sargento Bales reabre el debate sobre la salud mental de los soldados

Tamaño de texto Aa Aa

La imputación del sargento Bales por la masacre de Kandahar reabre el debate sobre la salud mental de los soldados. Robert Bales, de 38 años, que se encuentra en prisión preventiva en la base de Leavenworth, en Kansas, está acusado de 17 cargos de homicidio con premeditación.

Se enfrenta a la pena de muerte, pero los estadounidenses se interrogan sobre el caso: “Pienso que él cometió los crímenes en Afganistán, y en consecuencia creo que debería ser juzgado allí ante las víctimas y testigos de los hechos”, explica una mujer. Otro norteamericano comenta: “En mi opinión, su estado mental no debe ser excusa para que quede impune. Eso, obviamente, no le otorga ningún derecho para matar civiles que nada tienen que ver con esto”.

Según la acusación, antes del amanecer del pasado día 11, Bales, abandonó su base y disparó a diestro y siniestro, matando a nueve niños y a ocho civiles.

Este hombre, Wazir Kahn, perdió a once miembros de su familia.

“Nosotros no pedimos dinero. El dinero no nos servirá de compensación y no estamos haciendo esto por dinero. Queremos que esta gente vaya a juicio. Ellos mismos dicen que fue una persona la responsable. Si este es el caso, tienen que probarlo, y decir que estaba enfermo o que actuó con sus facultades mentales perturbadas, es algo falso”, comenta Khan.

Los talibanes afganos desconfían del proceso y han retierado su promesa de venganza.

Estos hechos están provocando todavía más tensiones en las maltrechas relaciones entre Estados Unidos y Afganistán.