Última hora

Última hora

Cobertura médica universal: la reforma que no cuaja

Leyendo ahora:

Cobertura médica universal: la reforma que no cuaja

Tamaño de texto Aa Aa

Cobertura médica universal: un sueño que Obama no consigue que compartan sus compatriotas.

Dos años después de la promulgación de la ley de reforma del sistema sanitario, dos tercios de los estadounidenses son partidarios de su anulación.

El punto más controvertido es su carácter obligatorio. Los 32 millones de estadounidenses que no tienen seguridad social tienen dos años de plazo para contratar un seguro privado, so pena de sanciones financieras, concretamente 95 dólares por adulto, la mitad los menores, a partir de 2014. Pero las multas podrían aumentar hasta 695 dólares por adulto a partir de 2016.

El coste anual estimado de una cobertura del 70% es de algo más de cinco mil doscientos dólares por individuo.

El Estado participará en esos gastos en función de los ingresos del asegurado, hasta el 96% para los más desfavorecidos.

Para los detractores de la reforma, como este empresario, dotar al Estado el poder de obligar a los ciudadanos a comprar algo es un precedente extremadamente peligroso.

John O’Connor. Empresario:
“Tenemos que poder controlar nuestro propio destino. Los consumidores deberíamos tener opciones. Cuando el Gobierno se involucra se crean expectativas de que las cosas mejoren, pero nosotros, como empresarios independientes, creemos que no es así”

Más allá de su dimensión social, la reforma del sistema de sanidad busca cubrir el agujero anual de 43.000 millones de dólares que causan al Estado los enfermos sin asegurar que reciben atención médica que después no pueden pagar.

Algunos médicos, testigos cotidianos de los enormes problemas que tienen los enfermos sin cobertura, se ha echado a la calle para defender la reforma de Obama.

Basim Khan. Médico:
“Sin seguro médico la gente pospone eternamente el problema, y cuando van a urgencias les cuesta miles de dólares. Como país, tenemos el deber fundamental de proporcionar atención médica a todos y cada uno de los ciudadanos. La reforma no es perfecta, pero va por buen camino”

Si el Tribunal Supremo considera en junio que la obligatoriedad de tener un seguro médico es anticonstitucional, el sueño de Obama se podría transformar en pesadilla…a cuatro meses de las presidenciales.