Última hora

Última hora

Cuba: la visita más complicada para Benedicto XVI

Leyendo ahora:

Cuba: la visita más complicada para Benedicto XVI

Tamaño de texto Aa Aa

Es una de las visitas más complicadas para Benedicto XVI: Cuba, uno de los últimos bastiones del comunismo donde el ateismo del Estado estuvo inscrito en la Constitución hasta 1992, antes de convertirse en laico.

Benedicto XVI viaja a la isla para reforzar la presencia de la Iglesia católica, sin renunciar por ello a la dimensión política.

No irritar al régimen castrista pero transmitir su mensaje con ayuda de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba y símbolo de la unidad de los cubanos desde su descubrimiento hace 400 años.

Benedicto XVI:
“Queridos hermanos, ante la mirada de la Virgen del Cobre les pido que den nuevo vigor a su fe, para que vivan de Cristo y para Cristo, y con las armas de la paz, el perdón y la comprensión, luchen para construir una sociedad abierta y renovada”

Catorce años han pasado desde la histórica visita de Juan Pablo II, la primera de un papa a Cuba.
El viaje del papa polaco marcó un antes y un después con este mensaje dirigido al régimen, pero también a Estados Unidos.

Juan Pablo II:
“Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”

Juan Pablo II logró un acercamiento entre la Iglesia y el Estado cubano tras décadas de crisis, desacuerdos y tensiones. Desde entonces, el catolicismo y sus instituciones han ganado terreno en Cuba.

La Iglesia reivindica cerca de 7 millones de fieles de una población de 11 millones y medio. Cuenta con 17 obispos y 361 sacerdotes, y 12 establecimientos educativos que van desde preescolar a la universidad con 1.113 estudiantes.

Además de ganar visibilidad en las calles de Cuba, la Iglesia católica también ha reforzado su poder mediático con 16 publicaciones en un país donde los medios están controlados por el Estado.

Adrian Lancashire, euronews:
Diana Alvear, gracias por responder a nuestras preguntas desde Cuba. Por lo que percibe allí, ¿qué significa la visita del papa para los cubanos? ¿cree que es un momento decisivo?

Diana Alvear. Corresponsal de ABC News en Cuba:
Hay mucho entusiasmo con esta visita papal, como hace 14 años, cuando vino el papa Juan Pablo II. Muchos cubanos me han dicho que esperan que el papa Benedicto XVI traiga un mensaje de cambio. El motivo oficial de esta visita es devolver la fe a los feligreses. Aquí hay muchos católicos no practicantes. Ese es el objetivo declarado de la visita, pero por supuesto habrá matices políticos, de hecho ya ha habido comentarios políticos, tanto por parte de los disidentes como por parte del papa.

euronews:
¿Todo esto se trata más de paz o de política?

Diana Alvear:
El papa ha sido muy claro y ha hablado sobre todo de fe y de paz. Dice que los cubanos necesitan armarse con ambas cosas para avanzar en el futuro. Pero evidentemente está usandolo como trampolín para hablar de una sociedad Cubana más abierta. Por tanto se puede decir que hay matices políticos en todo lo que ha dicho hasta ahora.

Cuando Juan Pablo II habló, fue muy claro: Cuba tiene que abrirse al mundo, y el mundo tiene que abrirse a Cuba. Y eso no ha sucedido, por tanto todos aquí están esperando a ver si las palabras de Benedicto tendrán un efecto diferente.

euronews:
El papa Benedicto XVI ha dicho que la visita de su predecesor, Juan Pablo II llevó a Cuba un soplo de aire fresco con su visita hace 14 años.
¿Qué ha cambiado en Cuba desde entonces, aparte de que los hermanos Castro han cambiado sus puestos?

Diana Alvear:
Bueno, lo que se esperaba inmediatamente después de las palabras de Juan Pablo II era un cambio político, un cambio de régimen.
Y eso no ha sucedido. En cambio, lo que hemos visto con Raúl Castro es una apertura económica, y eso en sí mismo ha aportado cambios en la isla.

De hecho, hemos hablado con muchos cubanos que dicen que las cosas han cambiado, tienen acceso a más dinero, tienen acceso a más restaurantes, hoteles, y cosas así.

Pero para ellos no es suficiente. Muchos dicen que no sólo necesitan cambios económicos. También piden cambios políticos, y esperan que Benedicto XVI propicie un cambio de rumbo de este país, porque Raúl Castro es mucho más pragmático que su hermano Fidel, y este puede ser el momento adecuado.

euronews:
El clero ha mediado por el bienestar de los disidentes cubanos ¿qué tipo de influencia tiene la Iglesia católica en Cuba? ¿qué compromisos tiene que hacer la Iglesia?

Diana Alvear:
Ese asunto ha suscitado mucha controversia, porque como le he dicho, la Iglesia tiene ahora relaciones más estrechas con el régimen de Castro, y la gente la ve como un vector de cambio.

Pero hay mucha preocupación y ha habido muchas críticas contra el cardenal cubano Jaime Ortega, porque negoció la liberación de un grupo de algo más de cien disidentes que luego fueron exiliados a España, y mucha gente cree que no hizo lo correcto porque no debería haber aceptado que el regimen de Castro enviase a esos disidentes fuera del país y encima a otro continente.

Por eso no hay mucha gente que crea realmente que los cardenales cubanos y la Iglesia católica cubana tienen la capacidad de efectuar ese cambio que esperan. Necesitan que el papa en persona haga un llamamiento en ese sentido.

euronews:
Cuando llegó, Benedicto XVI dijo que la ideología marxista ya no responde a la realidad, pero se dice que esas palabras fueron censuradas en Cuba. ¿Ha visto un apoyo real al marxismo?

Diana Alvear:
Desde que me bajé del avión y durante todo el trayecto hasta La Habana, ví propaganda por todas partes.

Ves posters del Ché Guevara, hay un mural gigantesco del Ché en el centro de la Habana. En la Plaza de la Revolución está la estatua de José Martí. El régimen comunista envía este tipo de mensajes a la población. La ideología marxista es omnipresente, pero cuando recorres las calles y hablas con la gente, muchos dicen que lo que ha dicho el papa es lo que la gente piensa desde hace mucho tiempo: que es una ideología caduca y que las cosas tienen que cambiar.

Diana Alvear nos ha hablado de la primera visita de un papa a Cuba desde 1998. Muchas gracias.