Última hora

Última hora

Crisis humana en Grecia

Leyendo ahora:

Crisis humana en Grecia

Tamaño de texto Aa Aa

Golpeado por la crisis, Perama, a las afueras del puerto del Pireo, se hunde cada vez más en la pobreza.

El barrio, donde antes había numerosos astilleros, ha sufrido la hemorragia de las deslocalizaciones. El paro aquí es masivo: afecta al 60% de sus 25 mil habitantes.

La situación, ya era alarmante antes de la crisis, pero ahora se habla ya de crisis humana.

Es la constatación de la agencia griega de Médicos del Mundo, llena a rebosar de pacientes sin acceso a la sanidad y en ocasiones, a los alimentos.

Nikitas Kanakis. Presidente de Médicos del Mundo en Grecia:
“Muy pronto vamos a necesitar la ayuda de otras organizaciones porque estamos asistiendo a una crisis humana. Esto es una crisis humana”

Hace dos años, cuando se creó el centro, la doctora Maili sólo atendía a inmigrantes, legales o sin papeles. Ahora, el 80% de sus pacientes son griegos, sin seguro médico y sin dinero para pagar las consultas. Aún más preocupante: no pueden pagar las vacunas de los niños, un escenario que Médicos del Mundo sólo ha visto en el tercer mundo.

Liana Maili. Pediatra de Médicos del Mundo:
“A mucha gente que viene aquí le decimos: su hijo tiene que ir al hospital, aquí no podemos tratarle, y nos responden: no tengo el euro 40 que necesito para coger el autobús e ir al hospital”

Algunos vienen incluso a pedir alimentos básicos como leche o pan. Es el caso de los que están en paro desde hace años, y con hijos, como Antonis Giatras, con tres menores a cargo.

Antonis Giatras:
“Mi hija pequeña va al colegio, y a veces no puede llevar nada de comer. Tenemos un problema serio”

La situación es igual de dramática para Spiridoula Firlemi, también en paro, al igual que su marido fontanero y su hijo de 20 años. Tiene un bebé de 45 días y teme que le corten la luz de su chabola insalubre.

Spiridoula Firlemi:
“Ahora nos ha llegado una factura de electricidad de 1.250 euros. Nos la van a cortar. Tal vez pueda conectarme a la red de algún vecino. No puedo dejar a mi hijo sin calefacción”

La única obsesión de Spiridoula es encontrar trabajo antes de agotar las ayudas sociales. Por lo demás, ha perdido completamente la esperanza.

Spiridoula Firlemi:
“Me siento decepcionada por el Gobierno y no quiero votar por nadie. Todos mienten. Ahora dicen que van a cortar las ayudas familiares para los que tengan tres hijos. ¿Para que tener hijos si van a morir de hambre”

Los Griegos están convocados a las urnas en los próximos meses.