Última hora

Última hora

Nuestros derechos fundamentales al desnudo

Leyendo ahora:

Nuestros derechos fundamentales al desnudo

Tamaño de texto Aa Aa

La dignidad humana es el artículo primero de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Y está también en el centro de una controversia en la que Bruselas ha intervenido para garantizar el respecho de esta Carta, dos años después de convertirse en instrumento jurídicamente vinculante.

“Realmente es la dignidad. Tuve el sentimiento de que estaba siendo humillada.”, este es el testimonio de una mujer que tuvo que pasar sin su consentimiento por un escáner de cuerpo integral.

¿Se trata de un cacheo que te deja virtualmente al desnudo que revela demasiadas cosas o es una nuevo instrumento vital para la seguridad aérea?

Los escáners de cuerpo entero para la seguridad en los aeropuertos europeos ha sido el centro de muchos debates y sigue siendo el principal ejemplo de la necesidad de no perder de vista nuestros derechos fundamentales. Las críticas hacia esos escáners abordan la dignidad y la privacidad de la persona.

Los escáners en los aeropuertos aparecieron en Europa tras un intento de atentado en un vuelo de Amsterdam a Detroit en 2009. El joven terrorista había ocultado los explosivos bajo la ropa.

Algunas imágenes de escáners encontradas en Internet dan la impresión de un desnudo sin muchos detalles gráficos. Pero otras imágenes como estas revelan quizá demasiados detalles…

Esta mujer de Malta vivió en sus propias carnes una desagradable experiencia, pocos días después de que se le pidiera una opinión sobre los escáners a la organización europea para la que trabaja.

Anna Maria Darmanin, del Comité Económico y Social europeo lo recuerda así : “Fue horrible. Lo primero, no sabía en ningún momento que tenía que pasar por un escáner. Símplemente me hicieron pasar por una cosa de vidrio, y cuando estaba dentro, me dí cuenta de que era un escáner de cuerpo entero. Cuando salí, me quejé alegando mi derecho a elegir. Y la respuesta fue : O pasa por ahí o no vuela. Y de verdad, para mí fue realmente humillante, porque sentí un allanamiento de mi dignidad y mis derechos. Estos fueron menguados solo porque tenía que viajar en avión. Pienso que no se deben sacrificar los derechos en aras de la seguridad.”

Bruselas ha establecido la nueva regulación, citando disposiciones para la Carta de Derechos Fundamentales.

Los pasajeros tienen derecho a negarse a pasar por el escáner y elegir otra alternativa. Pero éste sigue siendo un punto de fricción entre Bruselas y el Reino Unido, y el tema de negociaciones en curso.

La nueva ley dice también que las imágenes no se pueden conservar y los agentes de seguridad que las analizan, han de estar en una habitación separada de donde está el escáner.

Y por razones de salud, sólo se podrán utilizar en los aeropuertos europeos los escáners que no funcionan con rayos X.

En respuesta a la cuestión de la privacidad, algunos aeropuestos han optado por una nueva tecnología en la que unas figuras esquemáticas remplazan las imágenes al desnudo.

Big Brother Watch, uno de los primeros grupos que se pronunciaron sobre este asunto cree que aún se ha de hacer mucho por los derechos de los pasajeros.

“Esto puede satisfacer a abogados y legisladores, pero es muy diferente cuando escuchamos casos de personas a las que se les obliga a pasar por el escáner con niños pequeños”, afirma Nickle Pickles, Director de Big Brother Watch. “También tenemos quejas de mujeres cuya imagen escaneada es analizada por un hombre. Aún hay cuestiones pendientes. Pienso que el debate hará evolucionar las cosas sobre cómo podemos hacer que esta tecnología sea aceptable a nivel de privacidad. Porque, desgraciadamente, cuando se trata de seguridad, ésta pasa por encima de todo lo demás.”

La Directora General para la movilidad y el transporte, de la Comisión Europea, Claudia Fusco, asegura : “Este es uno de los ejemplos donde los derechos fundamentales se tienen en cuenta desde el principio en la evaluación del impacto de nuestra propuesta, donde la comisión ha puesto en la mesa algunas opciones políticas sobre lo que podríamos mejorar en términos de seguridad de un lado y en términos de derechos fundamentales de otro. Y por supuesto, la comisión tiene interés en reunir ambos y mostrarlos juntos. Y la opción política final, que es la que tenemos en la legislación actual, era la mejor de las opciones posibles…”

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea se volvió jurídicamente vinculante de manera oficial cuando el Tratado de Lisboa entró en vigor en diciembre de 2009. La carta está dividida en seis diferentes categorías: Dignidad, justicia, libertades, solidaridad, derechos de los ciudadanos e igualdad.

Queda por saber si la gente sabe realmente en qué casos la Carta es útil. Hay que recordar, por ejemplo, que sólo es vinculante jurídicamente en los dominios en los que los países europeos aplican la legislación de la Unión.

La Comisión Europea ha prometido un informe anual sobre la evolución de la aplicación de esta Carta. El próximo informe se va a publicar pronto.

Nuala Mole es abogada en el Centro Aire y nos da su opinión técnica sobre el asunto : “Una de las cosas más importantes que prevée la Carta es que se garantice a cada quien el derecho a comparecer ante los tribunales para que se respeten los derechos inscritos en la Carta en cualquier situación en la que se aplique la legislación europea. Los ciudadanos disponen de una variedad de derechos para asegurarse un juicio imparcial. No es el caso de la Convención Europea de los Derechos Humanos que solo concede la posibilidad de un juicio justo en determinadas circunstancias específicas. Así que la Carta es más amplia siempre y cuando la situación dependa de la legislación de la Unión Europea.”

Veamos un ejemplo, una situación en la que la Carta no se aplica : una denuncia por violación de la dignidad humana durante un registro efectuado por la policía en la calle.

Como no hay legislación europea en esa materia y es la ley nacional la que está en vigor, Bruselas no podrá instruir un caso así.

“Por supuesto, los principios que impone la Carta , son principios que se van aceptando progresivamente por toda Europa”, señala Nuala Mole, abogada en el Centro Aire. “Gran Bretaña y Polonia han expresado ciertas reservas particulares sobre la aplicación de la Carta afirmando que no desean aplicarla en su integridad. El año pasado, en un caso en el que estuvimos trabajando sobre solicitantes de asilo devueltos a Grecia, el tribunal estimó claramente que Gran Bretaña y Polonia tendrían que haber respetado los principios de la Carta en ese dosier.”

En opinión de Nick Pickles, Director de Big Brother Watch, la Carta aclara muchas cosas : “ Es evidente que la declaración de Derechos Humanos ha introducido en la ley británica principios que se remontan a los inicios del siglo XX. Y adaptar el derecho a la vida y la tecnología modernas ha sido absolutamente necesario. Pienso que la próxima etapa que debemos plantearnos es asegurarnos que los ciudadanos pueden vivir sin tener que acudir a una instancia de derecho superior y que los gobiernos no mantienen políticas abusivas, aprovechando un vacío jurídico, mientras pasa largo tiempo antes pasar por los tribunales.”