Última hora

Última hora

Portugal, por buen camino

Leyendo ahora:

Portugal, por buen camino

Tamaño de texto Aa Aa

Portugal va por buen camino, pero sigue habiendo riesgos y desafíos. Es el pronóstico de la Comisión Europea sobre las cuentas portuguesas tras la última evaluación de la Troika UE-BCE-FMI realizada en febrero. Lisboa podrá volver a financiarse al cien por cien en los mercados en 2014, una vez que el plan de rescate acordado en mayo de 2011 llegue a su fin.

La suma total de la ayuda se eleva a 78 billones de euros. Lisboa ha percibido ya 48.800 millones, y acaban de desbloquear un tercer tramo de 14.900 millones.

A cambio, el Gobierno portugués de centro-derecha de Pedro Passos Coelho ha tenido que hacer reformas estructurales draconianas: la más reciente en el mercado laboral. Para mejorar la productividad, suprime días festivos, reduce las vacaciones pagadas y el coste de los despidos. Sólo en 2011, los recortes presupuestarios representan el 7,5% del PIB portugués.

Eso ha permitido reducir el déficit al 4,2% este año, mientras que la deuda se elevará al 115% del PIB en 2013, según las previsiones de la Comisión Europea.

La otra cara de la moneda es la recesión en la que está inmerso el país. La coyuntura económica se agravó a finales de 2011 ensombreciendo las previsiones.

En 2012, el PIB se contraerá un 3,25% del PIB y el 15% de paro en febrero podría aumentar a finales de año.

El desempleo y el malestar social son los principales desafíos del Gobierno. Para este exconsejero del exprimer Ministro y ahora presidente Cavaco Silva, Portugal debería haber hecho reformas antes:

Joao Cesar das Neves. Economista: “Tardamos demasiado y eso fue completamente estúpido. España, por ejemplo, que está al lado, tiene un problema mayor y empezó mucho antes que nosotros. Por eso se han evitado muchos de nuestros problemas. Ellos empezaron en 2009, y nosotros sólo en 2011 y ese es el principal error que heredamos ahora”

El otro rostro de la crisis es el empobrecimiento de la población y de las clases medias. Este banco alimentario en Lisboa abastece a 300.000 personas en la capital portuguesa.