Última hora

Última hora

Incógnitas en torno al accidente de Smolensk dos años después

Leyendo ahora:

Incógnitas en torno al accidente de Smolensk dos años después

Tamaño de texto Aa Aa

Hace dos años, el 10 de abril de 2010, el avión del Presidente polaco Lech Kaczynski se estrelló cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto ruso de Smolensk. Murieron 96 personas, no hubo supervivientes. Tras la muerte del Jefe de Estado y junto a él, su mujer, el Jefe del Estado Mayor del Ejército, varios viceministros y diputados, el país se viene abajo, sumido en el duelo.

La delegación polaca acudía a celebrar el 70 aniversario de la masacre de Katyn durante la II Guerra Mundial, un episodio que durante mucho tiempo envenenó las relaciones entre los dos vecinos.

Dos años después, aún quedan puntos que aclarar sobre esta catástrofe nacional. Investigaciones rusas, investigaciones polacas,… Se suceden los informes sobre el accidente del tupolev: se habla de un error del piloto, de la niebla, de una iluminación deficiente del aeropuerto militar, de malas instrucciones de los controladores rusos,…
El accidente pesa cada vez más en la vida política del país. Los últimos hallazgos sobre el siniestro son una auténtica bomba de relojería para el Gobierno polaco.

Ningún investigador polaco accedió al lugar del accidente ni asistió a la autopsia de los cuerpos de las víctimas. Tampoco se investigaron los errores cometidos por los controladores aéreos de Smolensk. Se reprocha al Primer Ministro Donald Tusk, recientemente reelegido, que Polonia no haya participado directamente en el análisis de los restos de la aeronave que sigue en manos rusas.

Todo ello le viene bien al hermano gemelo del difunto presidente, Jaroslaw Kaczynski, líder de Ley y Justicia, segunda fuerza política del país, y primera de la oposición. Pretende presentarse a las elecciones presidenciales de 2015. Acusa a Tusk de estar detrás del accidente que costó al vida a su gemelo e incluso sostiene la tesis de un atentado.

Una tesis a la que se adhiere el 18% de los polacos, según un reciente sondeo que refleja que casi uno de cada 3 piensa que el accidente fue culpa de los rusos. Un 28% culpa a los pilotos, y otros tantos acusan al actual ejecutivo.

Nuestro invitado es el politólogo de la Universidad de Varsovia, profesor Bartlomiej Biskup.

EuroNews: ¿Podemos decir que el caso de Smolensk todavía está en el centro del debate político en Polonia?

Bartlomiej Biskup: “Gira mucho en torno a ello, pero es la sociedad la que quiere saber lo que realmente sucedió”.

EuroNews: ¿Así que algunos políticos pueden sacar partido del accidente de avión en Smolensk?

B. Biskup: “Creo que pueden tratar de explicar todos los detalles de la catástrofe. Hay muchas cuestiones desconocidas de la parte rusa. Los restos del avión aún se encuentran en Rusia, a pesar de que pertenecen a Polonia. La investigación llevará tiempo, y conociendo la historia común Polonia-Rusia puede ser mucho tiempo, también porque en Rusia este caso es muy importante”.

EuroNews: ¿Existe alguna posibilidad de que fuera un atentado?

B. Biskup: “Por lo que sabemos no fue un atentado, pero es sólo lo que sabemos. No todo ha sido aclarado”.

EuroNews: ¿Quién podía beneficiarse de matar a la delegación polaca que viajaba a Katyn?

B. Biskup: “Hay muchos grupos de interés en la política y los negocios, como los grupos que tienen que ver con el gas y el petróleo. También debemos recordar que Lech Kaczynski estaba tratando de crear una especie de grupo fuerte de países de Europa Central y Oriental, también en las antiguas repúblicas de la Unión Soviética. Lech Kaczynski apoyaba sus intereses políticos y económicos. Polonia también tenía intereses vitales en esa región”.

EuroNews: ¿Qué piensa de la tragedia de Smolensk y cómo cree que es percibida por el resto del mundo? Los medios internacionales parecen ignorarla. ¿Significa que a nadie le importa ya el caso Smolensk?

B. Biskup: “Creo que al mundo no le importa porque no tiene ningún interés en ello. Ocurre lo mismo con la Unión Europea (UE), que no tiene intereses políticos o económicos en ello. La Unión Europea no está vinculada formalmente al caso porque Polonia nunca le pidió ayuda en el caso Smolensk. Así que la UE no puede hacer gran cosa y no tiene interés en hablar de Smolensk. Creo que también tiene algo que ver la política de dos velocidades de la UE. Ya que nunca pidió ayuda formalmente, la UE dice que debe “hacerse cargo por su cuenta”. Y como Polonia es un país vecino de Rusia, dice que el caso debe tratarse en el marco de las relaciones bilaterales”.

EuroNews: Así que Polonia está sola. Gracias por responder a nuestras preguntas.