Última hora

La violencia sigue cobrándose vidas en Siria y el plan de paz se tambalea.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha hecho un último llamamiento al régimen de Bachar al Asad para que acaben los ataques contra civiles, en un intento por salvar el plan de paz.

Un acuerdo que Damasco aceptó el pasado día 2, por el que este martes por la mañana el Ejército sirio y los rebeldes deben retirarse de las ciudades, para permitir el cese total de las hostilidades dos días después.

Más de 150 personas han muerto en las últimas horas en distintos puntos del país. La violencia no ha hecho más que intensificarse desde que se comenzó a hablar del plan de paz.

Si el domingo fueron las autoridades sirias las que exigieron “garantías por escrito” de que la oposición pondrá fin a la violencia, antes de retirar sus tropas, este lunes fue el Ejército Libre Sirio el que condicionó el cumplimiento del alto el fuego a que Damasco respete el plan del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe Kofi Annan.