Última hora

Última hora

Marek Halter, escritor: "la paz no se contruye a cañonazos"

Leyendo ahora:

Marek Halter, escritor: "la paz no se contruye a cañonazos"

Tamaño de texto Aa Aa

El escritor Marek Halter es un activista de los derechos humanos en todo el mundo. Judío nacido en Polonia en 1936, huyó del gueto de Varsovia con su familia. Se instalaron primero en la Unión Soviética, y después en Francia.

Marek Halter tiene acceso a hombres de la política como Vladimir Putin. Dice que le oyen pero no le escuchan y no está seguro de que le entiendan. Ha venido a Lyon para reunirse con sus lectores, antes de volver a Rusia para hablar de las elecciones francesas en la televisión. El ruso, es una de las muchas lenguas que habla.

Kirsten Ripper, euronews: Hace varios años escribió el libro “Je me suis reveille en colère”, (Me he despertado en cólera), ¿Qué le hace entrar en cólera ahora?

Marek Halter, escritor: Hay una diferencia entre la indignación y la ira. Por eso no estoy de acuerdo con mi amigo Hessel. Podemos estar indignados sin hacer nada. Pero cuando entras en cólera, te empuja a actuar. Falta poco para las elecciones presidenciales en Francia y nadie nos ha propuesto un mundo. Me gustaría que alguien apareciese en la televisión diciendo: “Así veo el mundo en 10 años, y así veo Francia en ese mundo en 10 años.” Hay que aprender a repartir. Hay que vigilar a todos los bancos del mundo. Hay que cerrar la bolsa. Hay otros medios para ganar dinero, que no sea a costa del dinero de otros. No hace falta. Podríamos crear grandes bibliotecas en los edificios de las bolsas.

euronews: Otra cosa que le ha hecho entrar en cólera: la situación en Oriente Próximo, no ha mejorado mucho en los últimos años…

Marek Halter: Se resolverá, creo que quizás incluso a finales de año.

euronews: A finales de año, ¿el conflicto entre israelíes y palestinos, lo ve resuelto? Es usted optimista.

Marek Halter: Cuando estás en el fondo del pozo, levantas la cabeza y ves por fin la luz. Nosotros, no nos damos cuenta, porque estamos a plena luz.

euronews: ¿Cree que los palestinos ven la luz?

Marek Halter: Creo que los israelíes y los palestinos de hoy están en el fondo del pozo, o casi, puede que no del todo. Cuando lo estén, verán la luz.

euronews: ¿Quiénes serán, según usted, los que construyan la paz?

Marek Halter: Buena pregunta, porque desafortunadamente nos faltan, pero en el mundo entero, y allí más, dirigentes. Hoy, los que dirigen a los palestinos y el estado de Israel no están a la altura. En relación a Afganistán, es el fin. Habrá una desbandada hacia Occidente en Afganistán. Huirán como pasó en Vietnam y en Birmania. La democracia no se lleva a cañonazos.

Kirsten Ripper: Usted ha fundado dos universidades en Rusia…

Marek Halter: Para hacer comprender a los jóvenes rusos qué es la democracia. Andrei Sájarov me dijo un día que la democracia es como una naranja. En ruso, se dice “Appelsin”. Quien no ha visto nunca una naranja no pedirá una naranja. Hay que explicar a los jóvenes rusos qué es una naranja y algún día, querrán una. Lo que ha pasado es que son mis estudiantes los primeros que han salido a la calle.

euronews: ¿Habla usted con su amigo Vladimir Putin de los jóvenes manifestantes?

Marek Halter: Eso es, ya lo he dicho en público. Vladimir Vladimirovich, mis estudiantes salen a la calle, si tuviera que decirles algo, ¿qué les diría? Y me respondió: “Marek Halter, les diría que si se manifiestan, es gracias a mí.”

euronews: ¿Y está usted de acuerdo con él?

Marek Halter: En cierta manera, sí. Es la primera vez que centenas de miles de jóvenes se manifiestan y nadie acaba en un gulag.

euronews: Pero alguno ha ido a prisión…

Marek Halter: No, no… las manifestaciones, son sobre todo en San Petersburgo, y los neonazis se manifiestan también. Ninguno de mis estudiantes ha tenido problemas. Sobre Putin, me impresionó en un momento dado un pequeño detalle. Le pregunté: “Vladimir Vladimirovich, ¿conoce usted a los judíos?” Y me dice: “sí, cuando era pequeño, compartíamos un apartamento en las afueras de San Petersburgo con una familia judía. Él se llamaba, creo, Salomon Abramovich. Todos los días, después de trabajar, sacaba un gran libro y lo leía. Yo le pregunté: Salomon Abramovic, ¿qué lee? Y él respondió: el Talmud.” Putin me dijo: “discúlpeme, Marek.” Y yo le digo, ¿por qué? “Porque el tema no me ha interesado”, respondió. Simplemente lo decimos, dentro de una forma de respeto al otro. Y no es imposible que en dos años Putin le pida a mi amigo Mikhail Prokhorov ser Primer Ministro.

euronews: ¿Cree que Prokhorov es cercano a Putin?

Marek Halter: No lo sé… Representa un lado más bien liberal.

euronews: ¿Usted tiene confianza con él?

Marek Halter: Sí… ya sabe… No tengo confianza conmigo mismo. Acabo de terminar un libro sobre Birobidzhán, una República judía que Stalin fundó alrededor de 1932, y que todavía existe. Es el único sitio en el mundo en el que la lengua oficial es el judeoalemán, mi lengua materna, que nadie habla ya en el mundo. Voy a hacerle reír, la última persona con la que discutí en judeoalemán, lo hacíamos siempre, desayunábamos juntos, para no olvidar la lengua de nuestros padres, fue el Cardenal de París Jean-Marie Lustiger.

euronews: ¿Hablaba judeoalemán?

Marek Halter: Hablaba judeoalemán porque sus padres lo hablaban, como los míos…

El cardinal Lustiger murió en 2005. Marek Halter tiene, como siempre, muchos proyectos en mente. Como en muchos de sus libros, en su próxima novela la heroína será una mujer impresionante, Jadiya, la primera esposa del profeta Mahoma, la madre de todos los musulmanes.