Última hora

Última hora

Nicolas Sarkozy la reelección en peligro

Leyendo ahora:

Nicolas Sarkozy la reelección en peligro

Nicolas Sarkozy la reelección en peligro
Tamaño de texto Aa Aa

A pesar del descenso de su popularidad y de un principio de campaña complicado, los franceses han escuchado a Nicolas Sarkozy. En su último gran mitin hizo este llamamiento.

“Tomad la palabra, decid lo que os sale del corazón, lo que queréis para vuestro país. Decidlo alto y fuerte. Decidlo ahora. No tengáis miedo!”

En una entrevista del 15 de febrero el presidente saliente hacía oficial su segunda candidatura a las presidenciales. Una decisión que dijo haber tomado unas semanas antes. Un anuncio tardío que no sorprendió a nadie. Aunque sus adversarios ya llevaban varias semanas haciendo campaña.

Sarkozy empezó la carrera hacia el Elíseo con una china en su zapato: la popularidad más baja que ha tenido un presidente saliente en toda la historia de la V República. Pero poco a poco fue remontando hasta reducir esa desconfianza.

En 2007 cuando Sarkozy introduce su papeleta en la urna, en la segunda vuelta de las presidenciales, está a punto de alcanzar la cúspide de su carrera política.

El 53% de los votos le dan el ansiado cetro del Elíseo. Ha cumplido su sueño. Pero su vida privada empieza a ocupar demasiado espacio en la prensa. Su divorcio y la posterior boda con la cantante y popular modelo Carla Bruni le hacen granjearse la imágen de presidente exhibicionista.

Sarkozy aprovecha la crisis económica y las dificultades en Europa para recuperar su papel de líder. Las reuniones en Bruselas, París y Berlín junto a Angela Merkel ocupan toda su agenda. Una situación que no gusta a parte de sus ciudadanos que creen que está descuidando los problemas internos.

Sarkozy deja de ser visto como “el presidente de todos los franceses” como dijo en la campaña de 2007 y cada vez le cuesta más encontrar un buen eslogan que reconquiste a los votantes decepcionados. Pero no lo da todo por perdido y pone toda su fuerza en el final de la campaña. El gran mitin de Villepinte en marzo ante 50.000 simpatizantes le vuelve a colocar en la batalla.

Sin duda el momento clave de la carrera es la matanza de Toulouse. La campaña se suspende unos días, el candidato vuelve a ponerse el traje de presidente, gestiona la crisis y promete medidas drásticas. Después de la tormenta Sarkozy se coloca en cabeza de los sondeos.

La humildad mostrada al principio de la campaña desaparece y la confianza en si mismo vuelve.

Sarkozy acaba de demostrar que es un ciclista con suficiente capacidad pulmonar para llegar a la recta final, habrá que ver si cruza el primero la línea de meta.