Última hora

Última hora

Marine Le Pen: la nueva era de la derecha

Leyendo ahora:

Marine Le Pen: la nueva era de la derecha

Tamaño de texto Aa Aa

Batalla ganada por el Frente Nacional y Marine Le Pen. Solo un año después de su investidura a la cabeza del partido de extrema derecha, la hija de Jean Marie Le Pen ha conseguido no solamente la transferencia de liderazgo, sino levantar el partido y anclarlo en el panorama político francés.

El domingo su padre estaba más que satisfecho del resultado de la hija: “Marina es el relevo. Le he pasado el testigo. Corre, corre más rápido, así que mejor que mejor”.

Sin embargo hay que volver a 2002 para ver como el Frente Nacional da la campanada cuando sitúa a su candidato, Jean Marie Le Pen, en la segunda vuelta, desbancando al candidato socialista. Derrotado en la segunad ronda, Le Pen no será nunca presidente.

Ya que en 2007 es Nicolas Sarkozy quien atrapa los votos del Frente Nacional, le corta el paso y Jean Marie le Pen vuelve a los resultados de años atrás.

Desde 1998 el Frente Nacional con Jean Marie Le Pen progresa en todas las elecciones presidenciales, alcanzando su punto máximo en 2002, antes de caer en 2007. El resultado de Marine Le Pen marca un nuevo récord, una nueva etapa para el partido, según el abogado Gilbert Collard, presidente del comité de apoyo a Marine Le Pen: “Somos la nueva derecha, todo indica que Nicolas Sarkozy está acabado. Marine Le Pen ya es la jefa de la oposición. Si analizamos el resultado del presidente de la República y lo comparamos con el de Marine Le Pen hay que preguntarse si realmente aún no hemos entendido que estamos en un mundo nuevo y que hay que cambiar la percepción que se tiene de la derecha”.

El Frente Nacional pretende aprovecharse de la dificíficil situación que tiene ahora Nicolas Sarkozy.

“Esta es la primera vez en Francia en unas elecciónes presidenciales que el presidente saliente no se sitúa a la cabeza al final de la primera vuelta, así que no está en condiciones de generar una dinámica a su favor”, dice este experto.

Es decir, que el presidente saliente se arriesga a no ser reelegido el próximo 6 de mayo. Es el escenario ideal de Marine Le Pen, que apuesta por un colapso del partido UMP después del escrutino que le permita abrise camino en las legislativas de junio para entrar en la Asamblea Nacional.