Última hora

Última hora

La austeridad desertifica Portugal

Leyendo ahora:

La austeridad desertifica Portugal

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado 14 de abril, el Parlamento portugués ratificó el pacto fiscal europeo. Tras Grecia, fue el segundo país de la UE en adoptar la regla de oro que imone sanciones automáticas en caso de sobrepasar el déficit estructural, limitado al 0,5% del PIB, el déficit público más allá del 3% y la deuda pública, fijada en el 60% del PIB.

La ratificación por la inmensa mayoría de los diputados portugueses era obligada, porque el país está bajo supervisión de la troika. Y eso desde que recibió en mayo de 2011, un préstamo internacional de 78 mil millones de euros escalonados en tres años.

A cambio, Lisboa ha reducido el déficit del 9,8% al 4,2% en 1 año, pero la enorme deuda pública sigue aumentando, y alcanzará el 115% del PIB a finales de este año.

Además, las medidas de austeridad draconianas han llevado a una recesión económica y han disparado el paro: en febrero alcanzó el 15%.
Una situación dramática para gente como Henrique Leal, obrero y pintor de 46 años.

Fernanda Zera, secretaria titulada en administración vive con 400 € mensuales de paro desde hace dos años. Trabaja para la asociación Auxilio y Amistad a cambio de alimentos.

Fernanda Zera:
“La clase media está desapareciendo. Yo era parte de esa clase media, ahora no sé a qué clase pertenezco. No lo sé. Hago lo que puedo para sobrevivir”

Sobrevivir en Lisboa o en otras ciudades portuguesas es cada vez más difícil. Eso ha provocado una vuelta al campo de los nietos del éxodo rural de los años 60. Es lo que ha hecho José Diogo.

Jose Diogo:
“En Lisboa era muy difícil encontrar trabajo. Me salió esta oportunidad aquí, y la calidad de vida, las condiciones, son mejores. Por eso decidí mudarme al campo y comenzar mi explotación agrícola”

Actualmente, la mitad de la población portuguesa vive sólo en el 5% del territorio nacional.