Última hora

Leyendo ahora:

Timoshenko, réplica ucraniana de Jodorkovski


Ucrania

Timoshenko, réplica ucraniana de Jodorkovski

Fue el rostro de la Revolución Naranja, la mano que guió las masivas protestas contra los resultados de las presidenciales ucranianas en 2004.

Las denuncias de fraudes masivos a favor de Yanukovich forzaron una repetición de las elecciones.

En febrero de 2005, la ex magnate del gas se convirtió en primera ministra. Según la revista Forbes, llegó a ser la tercera mujer más poderosa del mundo. Pero su Gobierno duró menos de ocho meses.

Volvió a ser elegida al frente del Ejecutivo en diciembre de 2007. Su legislatura estuvo marcada por la fuerte rivalidad con el presidente Yushenko, su antiguo aliado de la Revolución Naranja.

En 2010, el azul era el color del momento…Timoshenko perdió por poco las presidenciales que auparon a Yanukovich al poder y volvió a denunciar fraude electoral.

Ahí comenzaron sus problemas con la justicia.

El pasado octubre, fue condenada a 7 años de cárcel por abuso de poder por concertar unos contratos de gas con Rusia en 2009.

El Ejecutivo de Yanukovich asegura que el trato dañó los intereses nacionales.

Ahora Ucrania ha abierto otro proceso por fraude contra Timoshenko.
La ex primera ministra es acusada de endosar deudas privadas al Estado, por lo que podría ser condenada a otros 12 años de cárcel.

Las audiencias han comenzado sin Timoshenko por problemas de salud.

La paladina de la Revolución Naranja, que se dice víctima de una venganza personal, se ha convertido en una réplica ucraniana de la figura de Mijaíl Jodorkovski, el oligarca ruso que, tras desafiar al Kremlin, ha sido condenado en dos procesos considerados políticos.

Su caso ha sido abiertamente criticado por Occidente que lo ha tachado de ejemplo de justicia selectiva.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

¿Podría estar viva Madeleine McCann?