Última hora

Última hora

La austeridad ¿cura o mata?

Leyendo ahora:

La austeridad ¿cura o mata?

Tamaño de texto Aa Aa

¿Austeridad o crecimiento? el debate está de actualidad en toda Europa. El Viejo Continente encadena las malas noticias pese a las dolorosas medidas de austeridad para que los países superen la crisis de sus deudas públicas mediante la reducción del gasto público.

El nuevo récord de parados en España ha coincidido con la primera luz verde Congreso de los Diputados a un presupuesto de austeridad excepcional, el más estricto desde los años 70, con los votos del gubernamental Partido Popular.

Mariano Rajoy. Presidente del Gobierno español:
“La política de austeridad no es una política de “Angela Merkel. Es política de la UE y del euro, y es la política de un proyecto en el cual estamos todos, porque todos lo aceptamos voluntariamente.”

Austeridad es la palabra clave, pero cada vez hay más dudas de que el rigor presupuestario que promueve Alemania para salir de la crisis sea la solución adecuada.

Sin ir más lejos, el presidente de la UE, Herman Van Rompuy, dijo el miércoles que el crecimiento debe ser la prioridad de los líderes europeos.

Hasta el primer ministro italiano, Mario Monti, aboga ahora para que el objetivo de la economía de la UE sea el crecimiento.

Mario Monti. Primer ministro italiano:
“Las reformas estructurales por sí mismas nunca se traducirán en crecimiento, porque si un país se hace más productivo y más competitivo pero no hay demanda interna ni externa para sus productos, el crecimiento no se materializará. De hecho todas las reformas estructurales y las medidas presupuestarias que estamos estableciendo son más bien deflacionistas, no generadoras de crecimiento”.

El debate quedó totalmente abierto cuando Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, pidió que las medidas anticrisis no se limitasen a las medidas de austeridad. En su opinión, ha llegado la hora de hacer un pacto de crecimiento.

Pero el dilema va más allá de las fronteras de la Eurozona. El rigor también se pone en tela de juicio en el Reino Unido, en plena recesión y con un índice récord de desempleo.

David Cameron. Primer ministro británico:
“Tenemos que reequilibrar nuestra economía, necesitamos un sector privado más importante. Tenemos que exportar más, bnecesitamos más inveriones. es un trabajo duro, extremadamente difícil, pero seguiremos el plan que hemos trazado. Seguiremos aplicando tipos de interés bajos y haremos todo lo que podamos para impulsar el crecimiento, la competitividad y los trabajos en nuestro país”

La canciller alemana, en cambio, sigue inamovible: Para Angela Merkel no hay negociación posible con la disciplina presupuestaria, que es precisamente lo que pretende hacer el candidato socialista François Hollande si gana las presidenciales francesas.