Última hora

Última hora

#periodigno: La precariedad pone en pie de guerra a los periodistas españoles

Leyendo ahora:

#periodigno: La precariedad pone en pie de guerra a los periodistas españoles

Tamaño de texto Aa Aa

En los últimos cuatro años 6.200 periodistas han perdido su trabajo en España. 4.300 en el último año. Y son muchos más los que trabajan en condiciones de inestabilidad laboral.  
 
Por eso las asociaciones de periodistas de toda España han elegido el Día Mundial de la Libertad de Prensa para convocar una protesta sin precedentes en un sector con poca tradición gremial, si lo comparamos con las potentes asociaciones y organismos reguladores del periodismo que funcionan en países vecinos como Portugal o Francia.
 
Bajo el lema “Sin periodistas no hay periodismo. Sin periodismo no hay democracia” se han convocado actos de protesta en más de 40 ciudades convocados por la FAPE, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España.
 
El organismo que agrupa a las asociaciones de la prensa ha creado un documento accesible a todo el público titulado “Observatorio de la crisis de la FAPE” en el que se detalla el goteo de cierres y expedientes de regulación de empleo que han afectado a medios pequeños y grandes como El Mundo, El País, o el diario Público que ya ha dejado de editarse en versión papel.
 
La ola de despidos ha sido la gota que ha colmado el vaso y los profesionales han elaborado una lista de los problemas que les impiden realizar su trabajo en condiciones satisfactorias.
 
En el decálogo elaborado por la Asociación de la Prensa de Madrid, una de las más activas en esta movilización, figuran temas como la costumbre cada vez más extendida en España de ofrecer ruedas de prensa en las que no se admiten preguntas.
 
También denuncian las presiones políticas, económicas y comerciales que pesan sobre los periodistas a la hora de realizar su trabajo, recordando que el papel de los periodistas es defender el derecho de los ciudadanos a obtener una información veraz según recoge el artículo 20 de la Constitución.
 
Otra de las reivindicaciones clave es que los jóvenes en formación, los becarios, no ocupen puestos estructurales en las empreas, una práctica muy extendida en las redacciones de todo el país.
 
Los periodistas españoles han intentado en otras ocasiones movilizarse (contra las ruedas de prensa sin preguntas o por un periodismo ético, al hilo de las movilizaciones de ‘indignados’ del pasado 15 de mayo) pero las protestas nunca habían tenido tanta amplitud.
 
La protesta (imágenes en Prnoticias) ha sacado a la calle a medio millar de personas en Madrid, unas 300 en Segovia y 250 en Cádiz por citar las principales protestas. En Madrid se han reunido a periodistas españoles tan diversos como José María García, Iñaki Gabilondo, María Rey, Jesús Maraña, Joaquín Estefanía, Nativel Preciado o Hermann Tertsch.
 
La movilización ha tenido un impacto importante en las redes sociales. Especialmente en Twitter, donde la etiqueta #periodigno se ha convertido en una plataforma de discusión.
 
En ella se mezclaban los ‘tuits’ de apoyo a esta movilización inédita en España, con las opiniones de aquellos que aprovechaban para criticar el papel de los propios periodistas en la situación que se vive en los medios. Aunque a la hora de escribir esta crónica, primaban los primeros.