Última hora

Última hora

Hollande: la victoria del cambio tranquilo

Leyendo ahora:

Hollande: la victoria del cambio tranquilo

Tamaño de texto Aa Aa

Es la victoria del cambio por una presidencia normal. François Hollande ha cumplido por fin su sueño: suceder a François Mitterrand tras 17 años de presidentes conservadores en Francia.

El hombre que ha dirigido el Partido Socialista entre 1997 y 2008 pero que nunca ha participado en ningún Gobierno, eligió hace un año Tulle, capital de la región rural de Correze a la que está muy unido políticamente, para anunciar que se lanzaba a la carrera al Elíseo.

François Hollande. Presidente electo de Francia:
“En un momento dado, se necesitan ideas y que haya una encarnación del cambio, y es por eso que aquí, en Tulle, ante vosotros, mis amigos, he decidido presentar mi candidatura a las elecciones presidenciales através de las primarias del Partido Socialista”

Representante del ala centrista del PS, Hollande, de 57 años, se hace en un primer momento con las primarias y enseguida consigue el apoyo de sus antiguos rivales logrando una cohesión sin precedentes en las filas socialistas.

Posteriormente se lanza a una campaña para la que llevaba años preparándose política y físicamente. Se acerca a los electores con la jovialidad de siempre,
pero ahora, con la gravedad propia de la función presidencial.

François Hollande:
“Me imagino que presidir Francia no es un periodo de reposo, no voy a hacer una campaña intensa para convertirme mañana en un jubilado”

El socialista propone a los franceses un programa de reactivación de la economía, entre otras cosas con el contrato generaciones para ayudar a la contratación de los jóvenes en las empresas que mantengan a los seniors en plantilla. También se compromete a gravar con un tipo del 75% a los contribuyentes que ganan más de un millón de euros anuales y a crear 60. 000 empleos en la enseñanza.

Frente a la regla de oro defendida por Merkel y Sarkozy, Hollande pone como condición el crecimiento para reducir los déficit:

“Renegociaré el tratado firmado por el candidato saliente y los jefes de Estado y de Gobierno. Soy partidario del rigor presupuestario y de las disciplinas que implica. De hecho, declaré hace más de un año que nuestras cuentas públicas recuperarían el equilibrio a finales de 2017.”

Esta propuesta ha dado a Hollande un protagonismo adicional fuera de las fronteras francesas, lo que le ha llevado a decir que “nunca unas presidenciales en Francia habían sido tan decisivas para la orientación de Europa”