Última hora

La cadena de televisión Al Jazeera en inglés se ha visto obligada a cerrar su delegación en China. Lo ha hecho después de que Pekín se negara a renovar el visado a su corresponsal. Esto supone la primera expulsión de un periodista extranjero en 14 años.

El motivo es un documental, emitido en noviembre, sobre los campos de reeducación, que no gustó al régimen comunista. Aunque en él ni siquiera había participado la corresponsal de Al Jazeera en inglés, el Gobierno chino la acusó de violar normas, sin especificar cuáles.

La cadena Al Jazeera en árabe sí continuará teniendo un corresponsal en Pekín.