Última hora

Última hora

El acuerdo con el Likud salva a Kadima de la derrota electoral

Leyendo ahora:

El acuerdo con el Likud salva a Kadima de la derrota electoral

Tamaño de texto Aa Aa

Se acostaron pensando que habría elecciones anticipadas y amanecen con un nuevo Gobierno. En cuestión de horas, Benjamin Netanyahu ha dado un vuelco al panorama político israelí.

El primer ministro, que hasta anoche justificaba el adelanto de las elecciones para formar un Gobierno amplio, negociaba paralelamente y entre bastidores un acuerdo con el líder del opositor kadima, Shaul Mofaz, para formar un Gobierno de Unidad Nacional sin pasar por las urnas.

Una bendición para este exgeneral, elegido jefe de filas de Kadima en las primarias de marzo en las que fue eliminada Tzipi Livni, ex ministra de Exteriores.
Los sondeos pronosticaban la caída libre de Kadima en caso de elecciones anticipadas.

El partido centrista dispone actualmente de 28 escaños en la Knesset, y tras el acuerdo, está seguro de mantenerlos.

El pacto entre Netanyahu y Mofaz, abre la puerta a la sustitución de la ley Tal por un texto más igualitario. Esta ley, que exenta a los judíos ortodoxos del servicio militar, es defendida por los partidos religiosos y de la ultraderecha de la actual coalición gubernamental.

Al reunir una histórica mayoría de 94 de 120 escaños, Netanyahu se dota también de un apoyo crucial en caso de un eventual ataque contra Irán y lanza una advertencia a Teherán y a la comunidad internacional. Israel considera que el año que viene será crucial para que Irán dé marcha atrás con su programa nuclear.

Pero la nueva mayoría con Kadima tendrá que hacer frente rápidamente a la cuestión de los asentamientos judíos en Cisjordania.

El Tribunal Supremo israelí acaba de ordenar al Gobierno la demolición de cinco edificios en Ulpana, un veredicto que da la razón a los palestinos propietarios legales de los terrenos en los que se han construido los edificios.

Los colonos quieren que el Gobierno legalice las construcciones aunque sea a costa de una condena internacional e incluso, de la negativa de Kadima.