Última hora

Última hora

Un robot para operar el cerebro

Leyendo ahora:

Un robot para operar el cerebro

Tamaño de texto Aa Aa

“Es un sistema robotizado que ayuda al cirujano durante las operaciones neuroquirúgicas. Se ha diseñado para introducir instrumentos, como la sonda para la biopsia o los electrodos para la estimulación cerebral profunda, a través de los pequeños orificios practicados en la cabeza del paciente”, explica el profesor, Giancarlo Ferrigno, del Politécnico de Milán.

Se trata de un robot de nueva generación para las operaciones más delicadas a las que se enfrenta un cirujano.

Una gran ayuda, mucho más estable que la mano de un médico, cuando la precisión manda y la vida se mide en micrómetros.

“Para mantener una orientación concreta y evitar las zonas que pueden estar unas de otras a unos pocos milímetros del área que se quiere atravesar, la precisión del robot es seguramente mucho mayor”, comenta Ferrigno.

Francesco Cardinale, es neurocirujano, en el Hospital Niguarda de Milán. especialista en el tratamiento de la epilepsia.

Colabora con los ingenieros del Politécnico para saber qué necesitan realmente los médicos. Y eso incluye los parámetros del programa con el que se planifica cada intervención.

(Una de las novedades que más llama la atención es este control manual que permite al cirujano la interacción y el manejo a distancia del robot).

“El cirujano puede controlar el movimiento del robot en funcionamiento, usando este instrumento, y al mismo tiempo” —indica Cardinale— “obtener como respuesta, como una reacción, las sensaciones que habría experimentado operando directamente en el cerebro”.

Una reacción que se amplifica para que el cirujano sienta qué sucede en el cerebro.

Pero veamos (como explica Cardinale) qué tipo de operaciones se pueden realizar con este tipo de robot: “La epilepsia fármaco-resistente, el Parkinson, otras alteraciones del movimiento como, por ejemplo, las distonías, el dolor crónico y todo aquello relacionado con la onocología cerebral”.

Desarrollado en el marco del proyecto Robocast de la Unión Europea (UE) lleva años de prueba en los quirófanos.

Al mismo tiempo, los ingenieros, según Giancarlo Ferrigno, intentan que sea aún más inteligente: “El siguiente paso será trabajar con un robot que tengan su actividad propia, por ejemplo, para poder compensar el movimiento de la cabeza del paciente durante la intervención, como sucede en aquellas operaciones en las que el paciente permanece despierto”.

biomed.polimi.it