Última hora

Última hora

Un año de indignación

Leyendo ahora:

Un año de indignación

Tamaño de texto Aa Aa

Hace un año, los jóvenes españoles sorprendían al mundo con una movilización sin precedentes para denunciar la crisis, la corrupción y un desempleo récord.

La primera acción de los Indignados es lanzar un llamamiento en 58 ciudades españolas mediante las redes sociales para protestar contra la respuesta de los políticos a la crisis. La plataforma “Democracia Real Ya” convoca manifestaciónes pocos días antes de las elecciones municipales y regionales.

El movimiento coge por sorpresa al Gobierno español.

Miles de personas se reúnen en la madrileña Puerta del Sol, pero también en las principales ciudades de España.

El movimiento que se dice no violento, no jerarquizado y sin ningún vínculo con partidos políticos ni sindicatos llama a la desobedicencia civil.

El 12 de junio de 2011, los indignados desmantelan su campamento y se van de la Puerta del Sol, pero el Movimiento continúa y sigue organizando asambleas de barrio.

La llama del 15-M prende en otros países. El movimiento tiene organizaciones afiliadas en 70 países, como Occupy Wall Street, en Estados Unidos.

El 19 de junio convocan una jornada de movilización internacional.

Detrás de este movimiento hay jóvenes parados, pero también adultos y jubilados; estudiantes y trabajadores.

La fuerza del 15-M ha quedado patente sobre todo en acciones como impedir desahucios de familias que no podían pagar la hipoteca al banco.

El colectivo Plataforma de Afectados por la Hipoteca y las asambleas del movimiento que piden la regulación de la dación en pago, han impedido el desahucio de más de 70 personas sólo en Madrid.

Un año después, la división ha afectado al movimiento. Un sector de Democracia Real Ya se ha convertido en organización sin ánimo de lucro para dejar atrás la parálisis de procesos asamblearios en los que las decisiones se pueden tomar sólo por consenso. Otros quieren seguir horizontalmente, como hasta ahora.