Última hora

Última hora

¿'Auf wiedersehen', Atenas?

Leyendo ahora:

¿'Auf wiedersehen', Atenas?

Tamaño de texto Aa Aa

La opinión pública alemana empieza a distanciarse de los problemas griegos, en un síntoma de la deriva de la crisis del euro. Tras el anuncio de Atenas de nuevas elecciones legislativas, la reacción de los germanos de a pie todavía tiene un carácter más escéptico sobre las soluciones y la solidaridad europea. Así se recoge en este mercado semanal en la capital, Berlín, y no lejos del Bundestag.

“No me preocupa la situación en Grecia. Si no son capaces de manejar el euro, deben abandonarlo. Es tan simple como esto”, no duda en afirmar un vendedor de flores, Rudi Kalupa.

“Pienso que deberían irse de la eurozona”, insiste una vendedora de frutas y verduras, Christine Neuendorf. “Aquí trabajamos duro. Pagamos muchos impuestos y esto y lo otro y nadie nos pregunta si estamos de acuerdo”.

Las ayudas a Grecia por parte de Bruselas cuentan como primer donante al Estado alemán. Y, cada vez, deben ser aprobadas por el Parlamento. La canciller, Angela Merkel, está obligada en cada caso a negociar tanto con sus socios de gobierno como con la oposición de izquierdas.