Última hora

Última hora

"Nueva Cocina Nórdica": capital, Copenhague

Leyendo ahora:

"Nueva Cocina Nórdica": capital, Copenhague

Tamaño de texto Aa Aa

Con poco atractivo climatológico y menores recursos de patrimonio cultural o artístico que otros destinos europeos, la capital danesa ha encontrado en sus fogones un nuevo filón turístico.
El restaurante “Noma”, seleccionado por tercer año consecutivo como el mejor del mundo por la revista británica “Restaurant” y su chef, René Redzepi, lideran este “boom” gastronómico que sacude el país vikingo mano a mano con otro restaurante, Geranium, y su gran chef, Rasmus Kofoed.
 
Tomando los premios como único baremo, Rasmus Kofoed sería el mejor cocinero del mundo. Es el único chef del planeta que ha sido condecorado en tres ocasiones con medalla en el concurso internacional Bocuse d’Or: Bronce en 2005, Plata en 2007 y Oro en 2011.
 
“Geranium” también está en la lista anglosajona de los 50 mejores restaurantes del mundo y la otra Biblia de la cocina, la francesa Guía Michelin, le ha dado dos estrellas (como máximo se pueden obtener tres). La suya es una cocina blanca, volcada en los productos locales, en la tendecia global de la sostenibilidad y el ecologismo y que utiliza el diseño, algo en lo que los nórdicos han hecho escuela, para actualizarla.
 
Pero no hace tanto que la cocina nórdica se enorgullece de sus productos locales y los hace su sello de distinción. Durante muchos años existió la necesidad de “importar e imitar” de otras prestigiosas vanguardias culinarias, como la francesa o española.
  
Si lista anglosajona de “Restaurant” está enfocada a las tendencias, la francesa Guía Michelin, con más de un siglo de historia y que se financia con sus propios recursos, no sólo distingue Copenhague como una de las ciudades del mundo con mayor proporción de estrellas por habitante, también ensalza con sus “Bib Gourmet” restaurantes como el “Marv & Ben” por su óptima relación calidad/precio. Por unos cuarenta euros se degusta un menú que ensalza la pureza de los sabores, compaginando técnicas tradicionales con elaboraciones innovadoras.
  
Epicentro de la vanguardia culinaria escandinava gracias a una proliferación de chefs que han conseguido situar a la gastronomía danesa como una de las mejores del planeta, a la promoción mundial que esto significa para Copenhague se han sumado cafés y comercios, en un movimiento que implica a toda la ciudad incluso con nuevos espacios como el mercado “Toverhallerne”, inaugurado este año aunque el proyecto se remonta a 1990. Hoy lugar de encuentro a la moda para los propios habitantes de Copenhague, es ya también un nuevo atractivo turístico y otra buena razón para visitar la ciudad.